Loading...

Seguidores

domingo, 31 de octubre de 2010

SOY ESFÉRICAMENTE TONTO Y SIN REMEDIO.

A lo largo de mi vida lo que más ha destacado en mi es lo TONTO que soy, y por más que me esfuerzo lo único que he aprendido cada día es a ser más y más. Por lo tanto he llegado al grado de "TONTO ESFÉRICO" grado máximo muy difícil de alcanzar por los tontos comunes, estos se quedan varios pueblos detrás de mi, así que en ese aspecto soy un ¡AS!, para mí un asco, pero que le voy a hacer, ese soy yo y como tal me he de aguantar.

La cosa viene de Facebook, este espacio no tiene la culpa de nada, el único culpable soy yo, así que queda libre de responsabilidad ese sitio y yo asumo toda la responsabilidad, también esférica sobre el tema.

Hace ya unos cuantos días leo en Facebook las quejas de una pintora catalana, buena tierra de arte y artistas, que se ciscaba en las galerías y en los críticos, detalle del que yo vengo haciendo desde hace ya innumerables años, me da por hacerle un comentario favorable a su opinión cosa que me agradece y me toca mi fibra sensible dentro de su arenga,  me propone montar un grupo de artistas unidos para dar a conocer y encontrar compradores de nuestras obras. La idea me gusta, eh ahí mi fase de TONTO, le digo que de acuerdo pero que hay que crear un símbolo (avatar para los modernos) y una estructura para tal gestión, gestión nada fácil de llevar, pues alguien ha de encargarse de colgar las obras de los artistas que compongan el grupo después de un juicio, cosa que es bastante molesto, juzgar el trabajo de los demás cuando no te gusta que juzgue el tuyo. Dicho y hecho, la tal artista catalana rauda busca en Facebooko la manera de crea un grupo y pone como símbolo transitorio, una de sus obras. Trato este tema con ella y quedamos en que dicho símbolo nos tiene que representar a todos dentro de la filosofía que hemos creado, o sea "Arte de vanguardia" todo aquello que roce el realismo o el impresionismo será radicalmente rechazado. Está totalmente de acuerdo y me nombra moderador del espacio, no me gusta el papel pero acepto y me pongo manos a la obra. Lo primero es crear el símbolo (Avatar según los modernos) el paso siguiente es subirlo en Facebook y sustituirlo por la imagen que la artista había colocado, lo creo, se lo mando le gusta mucho y lo coloco como imagen, es ahí donde empieza mi calvario, el cambio no me lo permitía hacer y mientras 12 personas, el número 13 es uno que viene a estar por estar en el grupo, lo ignoro y santas pascuas. La segunda parte es que intento colgar obran en este caso la mía y por más que lo intento resulta del todo imposible, no sólo la obra , sino que además no me permite hacer el menor comentario para explicar con detalle el objetivo de dicho espacio, ya que la artista catalana, ese punto ni lo pone, tal vez por ignorancia o tal vez por el atolondramiento de poner en marcha una aparente buena idea, en fin el resultado es que la cosa no funciona.

En vista del fracaso del espacio para crear el deseado grupo (primera fase que me define como TONTO) comunico a los asociados (pintoras bastante flojuchas, pero qué coño, también se merecen una oportunidad) les comunico que dado la dificultad para poder tanto comentar temas de arte como colgar sus obras es imposible, abro un espacio con el mismo nombre donde sí será viable todo cuanto pretendemos, así lo hago y así les comunico donde y como pueden asociarse, sólo es un simple cambio de espacio, es un ligero clik de ratón. De las doce inscritas en el primer espacio sólo se enteran o se interesan dos, el resto ni pruna. En su lugar se inscriben otras pintoras, ya veis, digo pintoras, pintores ni uno.

Una vez abierta la página, comunicando su creación y puesta a punto para que cada uno bien directamente o a través de mi, colgar su obra y todos sus datos para que tanto los curiosos como los interesados por su arte, tengan con facilidad acceso rápido para o bien comentar o adquirir la obra ya que esa es la idea de dicha página. Pasan los días y cosa casi normal, apenas un par se inscriben pero de subir obra nada, eso si, comentarios banales que nada tienen que ver con el arte, un montón, curiosidades como me gusta la foto de tal o cual. Ni un solo cometario sobre arte y por qué no, una crítica sobre el espacio creado, pues de la crítica se mejoran las cosas, nada, silencio, en el espacio nada de obra salvo la mía y un par de la poseedora de la idea, la pintora catalana. Sigo dejando pasar los días y el espacio se llena de cosas y comentarios banales, insípido que pera Facebook general van más o menos bien, pues cada uno es muy dueño de aceptarlos o rechazarlos o dejarlos que tampoco molestas, es lo que hago yo salvo con un pesado que me tenia arto de tanta carta de una insoportable extensión para contar sus éxitos empresariales a través de Facebook y otros espacios.

Para terminar, viendo que la cosa no nacía con buen pié, decido cerrarla, no merecen la pena que uno se esfuerce en beneficio de los demás cuando estos ni de lo suyo le dan la menor importancia, después a llorar de que nadie, me refiero a galerías y críticos les hacen caso, los primeros en menospreciarse son ellos, pues esperan que todo se lo den hecho y este no es el caso, el carro o tiramos todos de él o no hay manera de que se mueva.

Ahora me dedico a mi, y cuelgo mi obra en facebook, sigo en solitario es la mejor forma de que las cosas de uno se muevan las de los demás allá ellos con la oportunidad de aprovechar ese ajustado resquicio, ellos lo han cerrado, yo a lo mío y eh aquí una muestra de mis obras no es un empezar a mostrarlas, es un continuar un seguir adelante.




Esta serie de obras realizadas con papeles de algodón 100% de gramaje medio y otras tipos de acuerdo a una idea son de formato pequeño, ya que sus medidas estan entre los 50X50 cms. y 25X25 cms.

jueves, 14 de octubre de 2010

RECUERDO DE UN SER ENTRAÑABLE MOTOR DE MI NUEVA ETAPA CREADORA

Desde hace tiempo, sólo hablo del arte de los grandes maestros del pasado y algunos del presente, tanto de los que por un gran oficio son capaces de realizar notables obras, bajo mi punto de vista, las actuales carentes de comunicación pero ricas en maestría. El realismo o el impresionismo son dos movimientos excepcionales, del segundo he de decir que disfrute como nadie se puede imaginar. En ellos o a través de ellos quise dejar memoria de un pasado, no mío, tal vez de los fantasma que intuí deambulaban por esas calles del barrio viejo de Valencia. De los perros y caballos que pinte, para mí fue el orgullo de poder mostrar la belleza y la nobleza de esos animales y con un placer por todos ya que dentro de su inconsciencia les he dado perpetuidad a su imagen. Todos los que pinte tuve el gran placer de conocer y aún mas, convivir con ellos y eso si que es grande. De entre todos quiero dejar patente la nobleza y su  gran carga de personalidad de mi última perrita que vivió con nosotros durante más de dieciocho años. Pepa, así se llamaba, era de una gran personalidad donde su reducido tamaño no la amedrantaba anta nada ni ante nadie, los tenía muy bien puestos y así la muestro, pues tuve la suerte de pintarla tal y como era, aparentemente tranquila pero siempre vigilante para que no se colara ningún gato por nuestro territorio, una de tantas obligaciones que ella se había tomado.
Fue compañera de muchas de mis obras, y su criterio era decisivo en cada una de ellas. siempre a mis pies, dormitaba paciente mientras yo inmerso en mi trabajo, sentía su presencia entre sus largos y placenteros suspiros. Cualquier movimiento mío fuera de lo normal del manejo de mis pinceles, la ponía en alerta, ¿cuál iba a ser el próximo paso a dar?  su mirada esperaba siempre alguna de mis preguntas, las órdenes se las pasaba por el forro, pues tal vez nos íbamos a dar un paseo, lo que más le gustaba, ya que su territorio lo tenía ampliado al toda la manzana y siempre estaba deseosa de controlar que todos los pipis de los demás canes, correspondía a los ya conocidos y autorizados por ella, a pasear por dicho territorio.
Su inteligente mirada mostraba un alto grado de conocimiento de la obra que estaba realizando, si mi trabajo no le gustaba, se ponía en pie daba media vuelta y desparecía, eso me hacía pensar donde me había equivocado o que tal vez la información que estaba colocando en la obra, era confusa o excesiva incluso enrevesada o excesivamente complicada, por lo que me veía obligado a reposar y analizar el tema y en muchas ocasiones dar un giro de la obra de ciento ochenta grados. Esta operación podía costarme en muchas ocasiones, varios meses, en otras, las menos un par de días.

Así transcurrían mis días, era pequeña pero grande en sus empujones para que mi espacio creativo no decayera, no era mi musa, si mi impulso como lo sigue siendo aún después de haber pasado ya algunos años de su partida al lugar donde la vida es eterna, así lo espero .

En cada una de mis obras hay algo de Pepa, su presencia sigue en mi corazón y es el que a través de ella es capaz de crear las obras que hasta ahora he pintado, he trabajado con mis hierros o esculpido en mis maderas.