Loading...

Seguidores

sábado, 31 de julio de 2010

COMO SE JODE UN GRAN MOMENTO.


Últimamente a lo largo de mis paseos, busco y no sé por qué una luz. Estudio a cada paso esa serie de cambios que se producen en lo que antes menos me gustaba, el ocaso o la caída del sol. Ahora se que cuando desaparece en el horizonte el sol busca otro lugar para regalar sus rayos, su luz. Existe apenas unos segundos en que todo cambia de color, demasiado rápido y es difícil retener cada uno de esos segundos. Corro y sigo al sol, me deslumbra pero busco ese roce casi suave sobre algún elemento que a través de él, sus rayos parezca que lo atraviesan todo. No es fácil, gente, novios haciéndose ridículas fotos con poses de antaño, de esas que ellos mismos se reían entre burlas, pero un avispado fotógrafo con aires de genio y hábil en el truco de la más ridícula de la pose, les hace creer a los pobres hipotecados, que es un maestro en tales menesteres. Sorteando la marabunta de parejas acompañados del fotógrafo y el cámara de video en plan genio de la foto-cine, le proponen una poses que más bien parecen maniquíes como esos que están en las entradas de los bazares de los chinorros con prendas aparentando cierto exotismo, mientras ellos con cara de muy pocos amigos están esperando en la puerta que alguien entre a comprar uno de sus trajes, mismamente es lo que parecen con la decoración ya manida de la ciudad de las Artes y las Ciencias. Ahora entre las parejas de novios, la disputa estará en quien ha encontrado la mejor pared, columna o estanque para sus fotos..... jajajaja, ya me rio pensando en cómo los muy incautos, no sólo se comparan las vestimentas, ellas típicas, pero ellos, Dios mío, trajes blancos o color hueso, sin chaqueta y con unos chalecos tipo tahúr del Misisipi. De verdad que le quitan todo el encanto al lugar. Tal hecho ocurre todos los días y hay para elegir, es la parte que me estropea la vista del color del momento, irrita mi inspiración y de verdad que me jode tanta ridiculez y engaño del fotógrafo que no se le ocurre otro lugar, y son muchos más que la Ciudad de las Artes. Hoy en Valencia, todas las bodas de medio pelo tiene su recuerdo de ese día, en tal lugar, ni una se escapa. las de mejor tono las hacen en lugares más discretos, tal vez menos populares pero llenos de encanto como en su día fueron los Jardines de Monforte, lugar también ya muy trillado por la ordinariez y el garrulismo. Todo esto hacen que mi gran momento, se rompa, pues no tengo modo de apartar con verdadero espanto la mirada de semejantes engendro de poses donde quieren aparentar locos amoríos para toda la vida. Recuerdo una de ellas, la "pose" en uno de los pilares que están muy inclinados, la base de un puente y de verdad, sin los novios es una obra de arte, ella sentada en plan hada romántica mientras su vestido medio doblado hacia dentro afeaba la pose y ningún estilista le ponía el traje a la novia como era lo correcto, el fotógrafo, ojo en la cámara, el del video, lo mismo, ni caso se tal percance, ella la pobre haciendo mil equilibrios intentaba que ese vestido blanco y radiante, ese vuelo de la falda, estuviera perfectamente colocado, el fotógrafo artista él, ni caso el del video nada de nada, el vestido hecho un desastre de tal modo que estuve a punto de acercarme y poner las cosas como Dios manda para que por lo menos esa foto tuviera cierta corrección en lo que dependía del traje, ya que de por sí, el lugar y la situación creada por el genio era una soberana cagada. El novio, sentado a su lado y como en un tobogán se escurría hacia abajo, los mil esfuerzos que hacía para estar lo más cerca de la novia. ella la pobre ya tenía bastante con el problema del dobladillo del tan suntuoso traje de radiante novia, él luciendo chaleco color oro, súper-bordado con mas hilos dorados que la casulla del Arzobispo de Toledo, la camisa blanca y la corbata estilo del ex de la princesa, o sea Marichalar. El pobre no podía acercarse a la novia pues le estropeaba la pose o sea el traje a todo esto resbalando y que por más que se agarraba al lúcido y brillantoso azulejo (llamado trencadis muy utilizado por Calatrava en sus creaciones de dicho lugar). Como el novio dada la envergadura, con perdón por la palabrita, con cara de no resbalarse y conservar la aparente belleza del traje de su ya mujer pasada por el altar, luciendo ese deslumbrante chaleco me recordó una imagen de una desastrosa obra de Romeo y Julieta escenificada por una tropa de aficionados cuyo texto apenas se sabían y como no, la romántica escena del sofá de Don Juan Tenorio donde o se cepillaba a doña Inés o se la machaba allí mismo dadas las prisas por tales necesidades de ganar una apuesta. El fotógrafo con aires de artista de un desmesurado mal gusto, en pose de gran genio con un montón de años en dicha y noble profesión, dale que te pego al dedito del clic, junto a él, ese pardal de video cámara buscando las más bellas imágenes para conmemorar tan gran acontecimiento. Yo siempre me quedo con una duda , si las fotos son de la más clásica usanza, o sea, tipo principios de siglo, ella va a ser desflorada esa noche por el galán del chaleco o eso ya carece de importancia porque ya son duchos en la materia, desde luego él con ella tal vez, sin ella hoy en día, a "tuti ple" y ella seguro que tal cosa ya no es novedad por su conyugue o por un alto grado de entrenamiento donde dicho personaje estaba ausente y era otro el entrenador. La segunda duda que me queda, y es ya la última, es si será capaz llegado el momento de quitarse el chaleco, o lo hará con dicha prenda puesta pues por lo que presiento le tiene mucha querencia y tal vez se sienta más sexi.


Esto es toda una tarde de mi paseo en busca de inspiración para mis obras. estas cosas me distraen, pero aún así y esperando que desaparezcan del lugar donde quiero apropiarme de la luz del sol, espero con paciencia que desparezcan y poder captar esa luz, ese color ese momento, creo que casi lo he conseguido, ya que cada día que pasa el color, la luz son diferentes y quiero absorberlos íntegramente, pues de los colores, los de cada día forman la base para mis próximas obras.



lunes, 26 de julio de 2010

UN PENSAMIENTO QUE ME LLEVO A OTRO, ASÍ QUE EL QUE TENÍA EN CUESTIÓN LO DEJO PARA OTRO MOMENTO.


Como creo que ya he contado antes, soy un amante de los animales, de todos sin excepción. Ejemplo, el domingo mientras me bañaba en la piscina del club donde suelo ir para "relajarme" (contaré cosas sobre este lugar, más bien sobre los lugareños) me encuentro una avispa pateando el agua, su final, que es voy a decir, pues como las de muchas, por más pateo, ahogadas. Ellas acuden para, tal vez refrescarse y no sé, saciar su sed, pero el agua no perdona y su peso al mojar su cuerpo les impide volver a volar. Me acerque a ella, junte las manos y con mucha suavidad la saque de la piscina. Empezó a revoletear a mi alrededor, detalle que lo tome como que me daba las gracias y desapareció. Este pobre animal no me hizo lo mismo, como en el cuento de el alacrán y la rana, ya que su instinto es buscar alimento en las flores, nunca picándome ya que ello sería como no haber salido del agua. Yo actué por el bien de ella y ella no sólo no vio por mi parte el menor signo agresivo, sino que tal vez mi cariño hacia ellas, pues de no existir quien coño fabricaría la miel que con tanto gusto nos metemos entre pecho y espalda. Le hice un favor a la abeja y a una serie de acémilas que las matan por miedo a que les piquen, pero meten el dedo en el tarro de miel siempre que pueden los muy cabrones.

Bueno, pues después de este paréntesis, sigo con mi relato. En mis paseos por el rio, espacio como ya he mostrado es un fantástico jardín, hay muchos lagos artificiales (idea genial del responsable por mantener un lugar de paso de agua como lugar y espacio de agua con esta serie de embalses que te recuerdan el objetivo natural del lugar) en esos espacios, los perros como niños enloquecidos por la ilusión de sus juego, más ahora con el intenso calor que hace, se meten en el agua y juegan enloquecidos, unos entre ellos, otros, porque su señorito les tira una pelota que ellos a grandes saltos van con la energía de la ilusión del travesura, a por ella llevándosela una y otra vez a su fiel amo.


Tal es el interés del can, que antes que él, es el amo el que ya no puede con el brazo, ya que el muy bestia la quiere lanzar además de muy lejos con la fuerza y la maestría de un pitcher de Baseball y no doy nombres de los que con más potencia la lanzaron porque aquí en España, tal deporte nos lo pasamos por debajo del puente de nuestro campanario ya que es tal la minoría que le "gusta " que no merece la pena ni pararse en contarlo, pero nombres de grandes lanzadores si puedo dar, tal vez en otra ocasión ya que este no es el tema.

De entre los canes, los hay tranquilos, los que se dedican a darse un fresco paseo por las turbias aguas del laguito, los bajitos, tiene que nadar, los grandotes, esos van de un lado a otro con la calma de no tener la menor prisa en irse a casa y además que lo que piense su amo, les importa un huevo.

Están los activos, los que juegan sin saberlo a corre que te pillo, los que son chiquitos pero matones, los que no dejan su pelotita ni "padios" la agarran entre sus manos y le gruñen a los dos o tres que tiene a su alrededor para que ni se les ocurra tocársela, es como mentar a su madre, solo le dan permisos a su señorito, ese lanzador de tan apreciado tesoro como es la pelota de pinchos de goma que chifla cada vez que la muerden o la cogen del agua.

Prometo de verdad que entre mi música, y ese espectáculo, paso un rato de lo más agradable, es uno de los pocos momentos en que mi pensamiento se convierte en perro y dejo de ser persona, pues si pudiera también correría por el agua en busca de tan preciado juguete. Es uno de los pocos momentos en que mi cabeza se relaja y deja de buscar o componer posibles nuevas ideas para mis obras, esas que han de nacer y espero que sea pronto. Este calor me mata.

Luego una vez relajado, vuelvo a mis andares, caminando por el lugar, ese bello lago que por desgracia tiene en el centro una horripilante escultura de hierro de no sé que mal llamado artista, que pretende emular a Neptuno a pie y sin carroza emergiendo de las tranquilas aguas de ese lago dedicada a esparcimiento de los nobles canes. A mí personalmente me la sopla, que como se ve dicha escultura, intenta ser el protagonista del lugar y nadie, menos mal, la aprecia, pues de hacerlo, no sé si se partirían de risa o potarían hasta la primera papilla que en su niñez les dieron. Eso es lo único desagradable del lugar. Escultura basta en creatividad y grasera en su ejecución. Carece la más mínima sensibilidad sobre el lugar, desequilibrada y friki conceptualmente ya que está mal inspirada no sé si en honor al Palau de la Música o por el lago, lugar tan bien aprovechado por los canes que Dios los dotó del placer de no darse por enterados de elementos decorativos de tan mala ejecución en todos los aspectos y poder así retozar sin el menor problema de tal maldito elemento. Este es un tema que como por el lugar abundan desordenadamente, ya comentare con más detalle en otro de mis pensamientos. Mi intención al empezar a escribir era otra, pero es esto lo que salió, los perros se lo merecen, el lago también, a la escultura ya le llegará mi opinión como la mierda de piano que alguien y en acero como las demás , ha creada para que de un hermoso lugar hubiera que tener por necesidad alguna que otra cagada y en este tema los canes no tiene la culpa, pues las suyas son recogidas con habilidad por sus señoritos, estas , de las que hablo, son perennes.

miércoles, 21 de julio de 2010

LUCES DEL CIELO O FUENTE DE CREACIÓN



En mis largos paseos donde todo, o casi todo, dejo que penetre a través de mis pupilas para que en mi cerebro cada una de las formas, colores o hechos adquieran la posibilidad de convertirse en una línea de expresión a través de mis obras. Luego viene el problema, ese problema puede durar días, semana y hasta meses. Es la elección de cómo y de qué manera lo que he visto, lo que he sentido, puedo expresarlo a través de materia de color o tal vez de ausencia del color.

Así pasan mis días, una veces rayando papeles, ese elemento que tanto adoro ya que tanto me ha dado. Él me ha facilitado el camino de la solución de montones de obras por lo cual se merecía un gran homenaje, por mi parte y en ello estoy desde hace ya bastantes años. Pero este no es el caso, sí va a ser el papel, el que cumpla mi objetivo, él va a ser un medio de trasporte de mis sentires, el hilo conductor y la base de mis pensamientos de esos gratos y constructivos paseo donde me siento totalmente integrado en la naturaleza, como árbol, hierba, hoja, piedra, tierra y como no, cielo. Voy a expresar todo ese sentir y tomo como medio para este fin, el papel, no importa cual, todos son válidos, desde el más pobre, el impreso, sea de la prensa diaria o el da la nobleza de un libro, blanco o natural y como no, el tan emulado papel reciclado por contener materias de información que puedan enriquecer mi obra aportando una secretas vivencias donde nadie puede ser capaz de descifrar ya que pertenece a otros seres, a otras épocas. Papel nuevo o ya usado, mis micro pensamiento estarán implícitos en él.

Voy a empezar esta nueva serie, no sé si corta o tal vez larga, pues se lo que quiero contar, lo que no sé, ya que no me impongo límites, es con cuantos podré decir todo lo que siento y sé que muchas cosas se quedarán en el camino de mi caos, donde mi anarquía y tal vez mis incoherencias, adquieran sentido y el espacio se llene de palabras a través de las absurdas imágenes que irán componiendo cada una de las obras. Todo ese desbarajuste cobrará sentido una vez plasmado con la ayuda de elementos totalmente ajenos a los cánones del arte clásico. Pasar de lo absurdo a lo cuerdo, esa es mi finalidad para los que quieran entenderme, ya que lo coherente cada día lo encuentro más absurdo.

Esta nuevas imágenes que muestro de mis paseos son las causantes de mi necesidad de expresarme, motivo de mi inspiración y provocadoras de esta necesidad de comunicarme, ya que no se crea desde la nada, siempre es a través de un algo, llámese destello, o como se quiera, yo le llamo tan sólo momento de una realidad psíquica por donde lo sustancial penetra en un micro segundo dentro de mí y con la misma velocidad desparece dejando marcado en todas las ocasiones el cómo y el qué decir y expresar un sentimiento producido por un instante de luz.

En estos días de verano he podido descubrir que el crepúsculo también es bello, pues siendo un enamorado de los amaneceres, jamás había sentido que a través de la caída del sol, signo del final del día, que algo tan grande podía encenderse dentro de mí que contuviera un sentido diferente al del nuevo amanecer, el ocaso ha cobrado sentido lógico para mi, pues siendo un final es parte de un principio.






sábado, 10 de julio de 2010

ENTRE PINTORES Y CREADORES SI QUE HAY DIFERENCIA.

Tal vez por estar más cerca de los creadores, dé una imagen de menosprecio hacia los pintores que trabajan dentro del realismo o el impresionismo y no es así. Para mí y bajo mi punto de vista, pintores hay muchos y son pintores de una excepcional calidad. Muchos de los que con  mi más sincera admiración  no sólo  puedo dar sus nombres sino, además mostrar obras que para mí son la representación de la maestría en el manejo de, tanto del dibujo como del pincel y por supuesta, la riqueza de su paleta. Sobre estos a los que de verdad admiro quiero hacer mención de unos pocos ya que sería muy largo enuméralos a todos los que aún están en activo, dejando a un lado los del pasado, no por falta de reconocimiento a su labor, sino porque este no es el caso de mencionarlos y sí los que aún están en pie de guerra como Antonio López, Isabel Guerra, Vicente Traver sin olvidar a Eduardo Naranjo. Este último, para mi criterio roza el surrealismo dentro de su impecable realismo.

Los que siguen mi blog, ya que no sólo para mi escribo, habrán podido comprobar que cuando hablo de realismo, lo hago con el suficiente conocimiento de ellos, pues sería imperdonable que después de haber pasado por una facultad de arte, entes por un periodo de preparación para poder ingresar en ella, sería un verdadero crimen que no hubiera sacado un mínimo de conocimiento de lo que copiar la realidad de nuestro entorno, tal vez no con la sapiencia de un Antonio López, pero estoy muy cerca de él y de muchos de sus cualidades.


En mi periodo de estudiante, me enamore de una serie de estatuas y no puedo evitar el nombrarlas como la Venus de Milo, el Esclavo, David de Miguel Ángel, o discóbolo de Mirón, y qué decir de los bustos de Sócrates o Hipócrates. Que gozo y con qué placer, en la clase de pintura interpretábamos los bodegones que nos colocaba los bedeles según el criterio de nuestro profesor y en algunos caso los menos, el catedrático de pintura, o los paisajes que pintábamos arrastrando nuestro caballete, la caja de pinturas más baratas y ese lienzo no mayor de  50 x 60 cm. aproximadamente, por esos lugares perdidos de la mano de Dios. Las broncas eran inmensas e intensas cuando en lugar de copiar lo evidente, o sea la cerámica, la tela y las frutitas con las botellas de cristal incluidas, o los arbolitos y las casitas, nos saltábamos a la espalda las normas y realizábamos nuestra propia interpretación del tema. Lo evidente, lo real, estaba ahí, lo sentimental, dentro de nosotros y cada uno hacíamos nuestra interpretación según nuestro criterio, no como rebeldía, o tal vez sí, ya que lo evidente no era nada para nosotros, lo subjetivo sí, ya que no se separaba mucho de nuestra necesidad de diálogo, no con el espectador, sino con nosotros mismos. Rebeldía, sí, y con la fuerza y la vehemencia de una corta edad pero muy bien trabajada por el entorno, podíamos dar suelta a nuestros pensamientos que por aquel entonces quemaban mucho dentro de nuestros corazones, teníamos que sacarlos fuera aún sabiendoque no eran de agrado de nuestros enseñantes, arrancarlos de cuajo de nuestra alma y así establecer un espacio de sosiego  siendo conscientes que nos íbamos a ganar una soberana regañina, incluso un sonado suspenso por tales hechos.

Nuestra ilusión era pintar lo no visible, pintar un sentimiento y tener la capacidad de dar forma y color a lo que carece de ello y así establecer en aquel entonces un acto de personalización en contra de lo establecido y hacer llegar nuestra voz más allá de lo reconocido por una burguesía adocenada donde sólo lo evidente tenia para ellos valor, aun que careciera del el más mínimo contenido intelectual, o sea, carente de comunicación, sólo cargado del más espantoso vacio. Era como pintar la nada con forma de objeto o persona y en muchos casos que aún están en moda, personas emulando una historia pasada que en la obra nada tiene de ello, pues no sólo no han sido vividos esos momentos, esas épocas, sino que además muestran un total desconocimientos sobre ella y sus circunstancias.


Esa época nos marcó a muchos, es cuando tuve la suerte de conocer a Tapies, Dalí y a Joan Miró, este último no fue ni es alguien de sienta una él gran admiración. Tapies si me causó una impresión que aún en estos días siento su obra muy dentro de mí, pero el que de verdad me ha marcado en lo más profundo de mi sentir, al que sin conocerlo ha sido mi mejor maestro es sin dudarlo Lucio Muñoz y mira que hay artistas, a los que considero como tales, que anteponen un sentir por encima de lo concreto. Dejan a un lado lo evidente para a través de materia, colores y todo cuanto está a su alcance, lo emplean para expresar su verdad, una verdad que solo la reflexión deja espacio a la comprensión, al entendimiento de uno mismo, que a través de la obra se establece ese diálogo tan rico en sentir. Me gustaría hablar de tantos que dejaron su vida a jirones por el camino por pintar un ideal, por comunicarse con los demás, para susurrarles sus angustiáis, sus deseos, sus ilusiones y pongo como un ejemplo de este andar siendo su pintura posimpresionista al tan menospreciado en su momento como fue Van Gogh y hoy venerado como algo excepcional.

Quiero dedicar este escrito a tantos verdaderos creadores, creadores que dejan  al margen lo evidente, cosa que se consigue con un gran esfuerzo no solo intelectual, sino además de una notable sensibilidad, como así lo hemos intentado muchos, unos  con más suerte, o mejor preparación que otros, para pasar a un plano superior, eso sí, sin menospreciar a estos pintores que salvo excepciones (me refiero al surrealismo) establecen un diálogo como base fundamental para establecer la comunicación entre su sentir y el receptor, de su pensar a través de su obra.

Son casi innumerables los que me apasionan, puedo dar y así lo hago una serie de nombres, no todos los que han cautivado mi alma, mi corazón como; el ya nombrado Lucio Muñoz, Tapies, el gran maestro e iniciador de esta forma de expresión, del la abstracción más pura como fue Kandinsky, Robert Delaunay y su mujer, Mondrian, Calder, María Elena Vieria da Silva, Hans Hartung, Pierre Soulages, Jackson Pollock, Saura, Picasso, Louis Nevelson, este último copiado por nuestro magistral Manolo Valdés en su obra en madera del librero. Este artista al carecer de recursos creativos a tomado y ha transformado lo ya realizado por otros creando a traves de ese concepto ajeno a él algo propio, e ahí su genio y sin duda alguna, mi más sincera admiración, pues ha dado una nueva y audaz lectura a lo que otros por sus circunstancias de una sociedad muy arraigada a unas normas de la época y dado que ejercían sobre ellos el derecho del mecenazgo, no tuvieron esa oportunidad, pues en aquel entonces como los picapedreros, la pintura era una profesión, un oficio. Sólo uno se rebelo contra lo "legalmente" establecido y me refiero a el gran maestro Goya, que fue capaz hasta de enfrentarse a la Santa Inquisición, pintando en pelotas, tal vez a la Duquesa de Alba, eso dicen.

Hasta aqui llego en mi penar, este es el resultado de mis largos paseos, estos son mis pensamientos, no todos, sólo los que quiero contar a través de este cuaderno de bitácora, mi cuaderno de mis pensamientos hoy, de mi historia también. Si gusta me alegro, si para muchos es un rollo, allá ellos.

jueves, 8 de julio de 2010

RECUERDOS DE UN GRAN PASADO ARTÍSTICO


El otro día, uno de tantos, salí a dar un paseo, cosa muy habitual en mi, pues es raro el día que ni lo hago. Esta vez cambie el rumbo, deje la ciudad de las artes y las ciencias a un lado, quise ver y revivir, pues hacia tiempo que no lo hacia y volver a descubrir el arte expuesto en las galerías. Se que los meses de verano son los peores. Después de un desolador invierno donde no sólo las galerías estaban vacías de público, no solamente se exponía obra de su propiedad con apariencia de colectivas, es que casi no se veían puntos rojos ni verde al lado de las obras, obras de pintores con cierto nombre, no hablo de gustos, pues lo expuesto no está en mi línea, ello no es motivo de mi crítica, si en la forma ya he de pensar en la necesidad del pintor, no artista, ese término lo adjudico en muy contadas ocasiones.
Volviendo a mi paseo por las galerías, duró muy poco ya que son pocas que pude ver por el horario. Antes en épocas más relucientes económicamente, cerraban sobre las nueve de la noche incluso más tarde, hoy no más de las ocho por lo cual no pude ver más de tres o cuatro. Su contenido salvo una, era realmente lamentable, no es que fuera mala la obra, simplemente que no es de mi gusto y si del galerista que amarra todo lo que puede para conseguir una venta fácil dado los tiempos. Busca para ello a pintores, que tal vez por su precio, su necesidad de supervivencia, incluso por su mediocridad, hacerles creer que es pintura fácil de vender, no es que arriesgue la galería, el que arriesga es el pintor, ese que pinta para su sustento, el artista, el creador pinta o hace esculturas por su propio bienestar psíquico, por una necesidad imperiosa que sale desde dentro y se manifiesta en el exterior a través de una obra que tal vez para muchos es un absurdo y de tales absurdos vive ese creador, nunca del dinero que pueda aportarle dicha obra. Obra una vez terminada, tal vez ya en su interior, ha nacido otra o esta es la primera de su denuncia o de su coloquio con el espectador, este es mi caso, prefiero una buen diálogo que a una denuncia del tipo que sea donde nada voy a conseguir, eso creo yo de mi, nada opino de otros que tal vez si lo consigan, permítanme que lo dude. Volviendo al tema ya que me he ido por las ramas con los absurdos del arte, hoy antes de exponer paga los gastos de la galería, o sea que ya no es como en las épocas gloriosas donde la galería te buscaba, exponía tu obra y la final después de las ventas, se hacían números, si se vendía, se descontaban los gastos, siempre a favor de los comerciantes agrupados entre galeristas, críticos, o sea, los que no arriesgan ni siquiera la luz o la pluma para escribir sobre ti con un léxico que no lo entiende ni la madre que los pario, lo digo con conocimiento de causa, mas adelante lo contaré uno de mis casos. Bien, pues este grupo, nada arriesga. A pintor caído otro tonto por necesidad caerá en sus redes y si se defienden, ahora muy mal, es vendiendo en su estudio, detalle que los galeristas repudian, pues son como hacienda y el dinero negro, ni lo huelen y les cabrea un montón, le dan pie al llenado de su caja, yo me alegro.
En una de las galerías que visité, oh que sorpresa, y hablo de una galería de alto renombre entre ellas, el incauto pintor, después de un derroche de técnica ( a mi no me gustó, pero eso es personal) cojo un tarjetón, ya no da para catálogos y leo lo siguiente, " Inauguración del pintor tal desde el 25 de Junio al 25 de Julio, Un mes coño, nada más y nada menos que un mes, jamás lo he visto más allá de quince días y si en los primeros cuatro no se vende algo, ya la puedes descolgar, pues la ventas serán cero. a este pobre le meten un mes, ¿saben usted lo que vale un mes de galería?????? vale más que lo del anuncio de la reparación de coches que además del brazo, un ojo de la cara hay que sumarle un par de huevos, ahí es ná. Bien, pues el susodicho pintor no ha tenido ya no digo ventas, sino que en el decimotercer día sólo mi visita. Esa obra no creo que la haya hechos en un pis pas o en un pim-pan-pun de pinceles y colores, vi más de un año de trabajo para nada, ni tan siquiera un puntito en plan trampa de color verde, nada de nada y le quedan aun  un veintitres días si no se le hinchan los cojones por lo absurdo de la exposición, el gasto de la galería, el vino que tuvo que dar si fue alguien, que por ser por el morro seguro que si y tal vez bastantes, pero de comprar nada de nada. Lo peor es que aún le quedan un montón de días de un inimaginable sufrimiento y una despedida de sus vacaciones, ya que esas pelas seguro que las tiene la galería para regocijarse en una tumultuosa playa del Levante español o con suerte un buen viajecito, esos para llenar el curriculum, pues ya saben que el papel lo admite todo con el fin de deslumbrar a incautos como ese pintor. Uno más que les llena las arcas sin mover el culo de su silla de ese despachito tan cuco que tiene en unos casos galeristas muy antipáticos y en otros esa nenas muy altivas que apenas te hacen caso, si la venta no se efectúa sola, para que molestarse, se joda el artista o el pintor.
Poco apoco, día a día, iré contando hechos que he presenciado, tanto de pintores con un alto grado de reconocimiento como de alguno y no digo chungos, pero si novatos que se comen los mismos roscos que los de alta alcurnia artística gracias a los "galeristas y los gareristos" (¿Lo pillan?). De ello no me rio, pues lo que siento es una gran tristeza que después de tanto esfuerzo, tanto de unos como de los otros que además de equivocarte para que sean menos artista y más comerciales con el único fin de que la posible venta sea para ellos lo suficientemente cómoda que solo tengan que poner esa pegatina de color verde o con suerte roja, ¿de hablar del autor?, ni media, no lo conocen ni les interesa conocerlo y si lo hacen no tiene ni puta idea de como es.
Seguiré con el tema, pues necesito un buen descanso, temo que el cabreo no me deje escribir con imparcialidad y contar los hechos tal y como son y eso no está nada bien.






lunes, 5 de julio de 2010

CUANDO LAS COSAS SE CONVIERTEN EN CANSINAS, HAY QUE JODERSE.

Desde hace ya algún tiempo, algunos comentarios que rozan la provocación, la ofensa, las amenazas y sobre todo la grosería, siendo administrador de mi propio espacio, no publico, pues siento vergüenza de estos escritos en tales términos tan groseros y vulgares. Todo aquello que sea crítica sobre mi forma de trabajar, sobre mi obra o también, porque no, sobre lo que escribo, sin duda sí que lo publicaré, mientras mantengan las mínimas normas de educación y no caigan en la ofensa, no sólo a mi persona, sino a los que con lealtad me siguen. No voy a publicar nada que no se atenga a estas normas, normas de una mínimina educación, ya que este espacio está hecho con el único fin de desahogarme de todo aquello que en mi mundo me molesta, me divierte o simplemente porque me da la gana. Él, o los personajes que no respeten las reglas de mi blog, es inútil que  sigan mandado escritos, en unos casos como anónimos, en otros utilizando nombres de personas de notable nivel de honestidad. No sólo no los voy a publicar, sino que además informare a la persona que se  ha tomado el nombre sin su permiso para tal hecho, que tome sus medidas, legales o de las que considere oportunas ya que lo único que muestran es un alto grado de, no sólo cobardía, sino además una total falta de moralidad rayando además en amenazas físicas.

Pido humildemente perdón a todos los que sin saberlo se ha utilizado su nombre con el fin de esconder la verdadera identidad  del que quiere ofender para poder no solamente insultarme, sino de además amenazarme. Es según creen, una manera de dificultar una investigación para tomar medidas oportunas contra ellos,  y dada la envergadura del caso están ya en marcha,  en estos momentos.

Yo voy a seguir con mis opiniones, opiniones que pretenden no ofender pero si denunciar abusos, menosprecios y lo que me parezca. Eso es todo, nada más quiero decir sobre el tema pues yo por, mi parte lo considero cerrado. A partir de ahora todo lo que reciba, sin abrirlo lleva un camino, la basura. Y los tales, que se queden a dos velas hasta que, espero que se cansen. No soy yo el que tiene un serio problema.