Loading...

Seguidores

sábado, 27 de marzo de 2010

EL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO O TAL VEZ EL QUE NUNCA DEJAMOS DE SER.


No sé si todos llevamos un niño dentro o tal vez yo nunca deje de ser aquel niño que dibujaba vaqueros. Hoy y no sé porque algo me hizo volver a uno de esos momentos en que dibujaba historias de vaqueros, he cogido el lápiz y dibujé como lo hacía a mis siete años. Qué pena, entonces lo hacía soñando una historia que contar, un cuento de vaqueros, tal vez pensando en la película “Flecha Rota” de James Stewart, tal vez contarme algo de aquellos días y tal vez hoy lo hago consciente de de mi madurez, buscando la inocencia de entonces, la de indios y vaqueros. Quedó atrás aquelllos momentos, pero no en el olvido. Recuerdo la mesa oscura de comedor, mi libreta de tapas azules, las hojas cuadriculadas ese lápiz Faber y la goma de borrar Milán. La lámpara del techo, una luz tenue y una gran ilusión por dibujar mis vaqueros, era mi juego. Lo mejor de este momento es que la técnica de entonces no la he perdido y han pasado sesenta años desde que hacia estos dibujos. Con alegría descubro que aún se dibujar como en aquellos años y que los conocimientos adquiridos, los he podido apartar para volver por un momento a ser lo que un día fui, niño. Este es un homenaje que me lo hago a mí mismo, o tal vez aquel niño que soñó un día con pintar grandes obras. Mi mano sigue igual, mi cabeza ya no, ¿ahora piensa como adulto?. Tal vez aquel niño sigue vivo con sesenta años más.

viernes, 26 de marzo de 2010

RESPUESTA A UN ANÓNIMO O ANÓNIMA (vete tú a saber)




Apreciado Anónimo/a. En primer lugar agradecerte tu corrección al dirigirte a mí, en mis dos aspectos, halagador en mi quehacer y crítico en mi comportamiento, ambos los acepto por sus buenas formas y como tales los admito y así los publico en mi blog, pues es bueno que la gente sepa la diversidad de opiniones que se generan sobre mí. Deseo que sepas que ni ahora ni nunca he menospreciado afición alguna en la rama que sea, al contrario, siempre anime a seguir en ello dado que su resultado es placer individual del que sé que muchas personas gozan del privilegio de poder hacer algo donde lo último que se desea es perder el tiempo y sí gozar de la vida, de su vida.

Este desagradable acontecimiento, no lo he creado yo, aunque en definitiva si soy culpable por estar en un lugar que por lo que he podido apreciar no me correspondía, al ver cómo era y sin el menor desprecio considere que lo que debía hacer era irme. Como creo que cuento en mi escrito, se me rogó que permaneciera que no me fuera pues tal vez podía aportar algo a las personas que lo componen, fue tan amable la petición que así lo hice, cosa que lamento como no se puede imaginar hasta qué extremo. Este problema no está iniciado por mí, se puede comprobar que he intentado en ese espacio mantenerme al margen de tanto insulto y menosprecio del que he sido objeto, siendo reiteradamente ofendido y amenazado con no se qué clase de escritos donde iba a flipar.

Si he admirado a dos personas con una excelente calidad profesional y de un alto nivel de comunicación a través de sus obras, unas empleando la muy difícil técnica de la acuarela y la otra en un alarde de muy buena vanguardia.

Si se molesta en leer con detalle mi escrito sobre los “Idiotas” verá que en todos los aspectos tengo razón, sólo hay que ver en ese espacio a parte del grupo de la persona que ha orquestado este hecho, luego hábilmente se ha ocultado como victima de mis improperios.

La cantidad de ofensas hacia mi persona y hacia mi labor en este ya de por sí difícil mundo del arte se pueden ver y leer en los espacios de dicho grupo que cada día iba en aumento.

No presumo de talento, si lo busco y sigo estudiando para conseguir tener un mínimo de conocimiento en el mundo del arte e intentar utilizarlo para comunicarme con el resto de personas que sean sensibles a estas formas de expresión. Tampoco es la soberbia ni la vanidad ni nada parecido lo que se puede encontrar en mi, mal genio, tal vez sí, sentido del humor, mucho. La soberbia, la vanidad el endiosamiento es lo tienen todos los que se dan por aludidos, ya que yo me refiero sólo a una de las personas que despreciando mi ayuda en su sana distracción a través de los pinceles, cuando lo que esperaba alabanzas por mi parte, lo que se encuentra es un apoyo y mucho ánimo a seguir adelante pero sin ningún aplauso. Para entenderlo tendría que leer con que respeto me dirijo a ella y como la animo a pintar olvidando la crítica sea halagadora o destructiva para que en su trabajo no le afecte, es donde digo que el halago engaña y la crítica enseña, por lo menos es así como yo la aprecio y me ha sido muy útil a lo largo de mi carrera. Y de ahí viene todo, no aplaudí y sin el menor pudor por ese motivo me ofendió y como digo, callé, aguanté y solo me desahogue en este espacio que es mío y si lo he hecho público es asunto mío por lo cual acepto todo lo que se diga de mi o de mi obra, , como los cometarios de ese tal “caroloblanco” o el de tantos anónimos. Yo por lo menos doy y pongo la cara. También para evitar que se me tache de ser un pintor de palotes y manchurrones, me he visto casi obligado a poner lo que fue mi pasado, en mis inicios, en el andar dentro de mi evolución en este mundo del arte. Semejantes comentarios, sólo dan una clara muestra de su precaria cultura en le mundo de las bellas artes, por mucha afición que se tenga al pincel. Quien lo ha dicho, no sé si escribe o copia poesías, no es algo que me interese, para mí, con mi carencia en esos conocimientos, no me atrevo a dar una opinión, recojo el mensaje, unos me gustan más que otros y me callo, soy consciente de mi ignorancia en ese tema.

Le pido disculpas por haberme extendido tanto, pues el tema es mucho más largo y complejo, el de las reacciones humanas, pero antes de juzgar las cosas, hay que conocer todo lo acontecido y es cuando entre comillas se puede tomar partido, hacia uno u otro lado. Mis maneras, mi forma de expresarme, son las naturales, de la calle, pero parece que a viva voz es perdonable pero escrita es de lo peor, las palabras se las lleva el, viento lo escrito ahí se queda tal vez para siempre y no reconoceremos que nos expresamos con esos términos tan naturales en nuestro día a día, si lo hacen los demás, son unos groseros.

Con afecto y agradecimiento por sus buenas maneras reciba toda mi consideración.



domingo, 21 de marzo de 2010

GRANDES RECUERDOS DE MIS MOMENTOS CON MIS AMIGOS EQUINOS


Apreciado Víctor, lamentablemente no he tenido el gusto de conocerte, pero sí la satisfacción de saber que tú tienes una de mis queridas obras de mi época que dediqué a pintar retratos de caballos y perros, por si no lo sabes. Soy un apasionado de los animales y estos en concreto me llenaron de satisfacciones. Siendo como dices que adquiriste en Londres, no dices que la adquiriste, es de suponer que la cabeza del equino, debe de ser de la serie de los grandes campeones en las competiciones de salto. Dime, ¿tal vez la que tienes es la de Alerta? Ese caballo fue uno de mis preferidos, no por ser en aquel entonces campeón de Europa de salto, sino por su nobleza y un corazón, grande como él que más, aparte de su gran belleza, (desgraciadamente falleció en un accidente de tráfico mientras viajaba de regreso a su picadero aquí en Valencia para un merecido des canso después de competir por esos mundos), era el caballo más guapo que he visto dentro del entorno de los pura sangre.
Pongo aquí su, imagen la foto del cuadro que pinte de Alerta, pues me llena de orgullo y poder exponerlo, merece este honor. En este instante los recuerdos de aquellos momentos tan esplendidos que pase no sólo con él, sino que además, también estaban entre otros, el Fidias, Rataplán y el muy bruto del Baby. Fueron unos años que nunca olvidare. Sabes, jamás los monté pues no se montar a caballo, para mí era mucho más placentero pasear con ellos, no se despegaban de mi lado, así juntos andábamos yo en silencio, ellos con sus resoplidos. Gracias Víctor por hacerme recordar tan excelentes momentos pues desde entonces ya han pasado bastantes años. Sobre lo acontecido por lo que me escribes en este blog, carece para mi de importancia, pues le doy la justa medida que tiene este hecho, ninguna. 

sábado, 20 de marzo de 2010

LA FUERZA DEL TRAZO MONOCOLOR.


Voy a seguir publicando mis manchas, esa que se parecen a las que los psiquiatras le enseñan a los que están pirados, pero este no es el caso, yo las hago y las enseño para dialogar, no para conocer la psiquis de los demás. Este es uno de mis vehículos de comunicación donde a través de ellas expreso sentimientos, gustos o tal vez disgustos, de esto último muy poco.

Cada una de ellas, de las manchas, para mi formas donde lo absurdo, tal vez caótico, toma forma humana y a través de ellas exteriorizo como alfombra bajo los pies el calor un mundo poético donde la parte más romántica de las personas llenas de sensibilidad establecen como yo un sentir que sin palabras, sin sonidos, nos envuelven y nos trasladan a mundos que sólo existen dentro de nosotros, o mejor, está en nosotros.


Una vez vi a un chino que con su pincel trazaba unos bellísimos signos, maravillado estaba al pensar que cada uno de ellos tenía un gran contenido verbal. Estoy seguro, dada la belleza de cada forma, el equilibro en sus volúmenes, expresaba extraordinarias emociones de si mismo que a través de esas firmes pinceladas comunicaba con la elegancia del trazo formas que su pincel de fina punta, dejaba plasmado en una hoja de papel. Sólo un color, el negro, a través de él mil mas aparecían en mi mente, ese trazo era como un sueño de grandes mundos de colores, esos colores eran los representados por ese rasgo que quedaba en el papel plasmado, era lo que sin saber lo que decía, se que contaba una gran historia tal vez la de sí mismo y no existe historia que no tenga mil colores. Es cuando comprendí que un solo color tiene la fuerza de mil colores.

ALGO DE MI OBRA.

Tengo interés en mostrar un pequeño detalle de la obra que realizo, mejor dicho que he realizado, en estos momentos estoy pensando en las nuevas. Que es lo que voy a hacer, esa es la pregunta que me hago todos los días. Creo que encontré un nuevo camino en mi andar por la creación de mis próximas obras, no serán de un gran tamaño como lo son estas, más bien pequeñas pero grandes en contenido. Cada una de ellas como sus antecesoras, estarán cargadas de la más profunda pasión que es en definitiva, el motor que me mueve a realizarlas, es mi manera de expresarme, de materializar mis sensaciones. Ellas cargadas de colores, colores puros, establezco a través de ellos mi diálogo con el espectador, con vosotros. Espero que sepáis recibirme y también comprenderme, de no ser así perdonar si no he sabido expresarme con mis colores, con mis formas o con los volúmenes como pretendo.
Sólo me queda dar las gracias a todos aquellos que me dedican una parte de su tiempo, tiempo muy valioso que recibo como el mejor de los regalos.














UN RECUERDO AL PASADO.


No es normal en mí, mirar hacia atrás aunque el pasado me siga como cola a cometa, tal vez sea lo que mantiene mi equilibrio en mi vuelo por este mundo del arte. Este pasado del que me siento inmensamente argulloso, este pasado que me dio la posibilidad de mostrarme a mí mi propia maestría con el lápiz o con los pinceles, quiero dejar patente que existió, como existió y lo que ha dejado por el camino.
Cada uno de nosotros pasamos por distintas etapas, es algo inevitable aunque lo escondamos llamándoles años. Las de mi vida me pertenecen, no importan nadie, solo me importan a mi pues nada de lo privado va a estar en este blog, pues como bien dice la palabra es “privado”, no se relaciona con el arte. Mi evolución, hasta llegar a un cambio radical y constructivo de los propios valores en los que en cada una de las etapas te va marcando en el camino, tu camino, el camino donde sigues expresándote a través de una verdad, antes esa verdad de lo real o lo irreal, lo expresaba a través de lo reconocible para contar una historia, lo real es el continente, la historia está dentro de lo real. He utilizado tales elementos, lugares o personas para expresar una verdad, una verdad que existió y en su andar por lógica de la evolución social desparece arrastrando con ella todas unas etapas cargadas de vidas, de vivencias, de alegrías y angustias, de gritos en los juegos de los críos en las calles. Pintar eso que no está, estuvo, es lo difícil, lo fácil es ver sólo la casa, la calle la ciega. No es lo que intente pintar, no es lo que yo quería expresar, no es la historia a contar. La deje en manos de las personas, sólo vieron eso, casas, calles, tejados…. Pero no su contenido humano, eso que el paso del tiempo no borra, la mano del hombre sí.
TODO POR AMOR.


Me permito tratar este tema dentro de mi cuentacuentos pictóricos, mi apasionado amor por los animales. De ellos sólo puedo decir que he recibido lo mejor de sus vidas y doy aquí ejemplo de la nobleza, belleza, no solo de ellos, sino la que cada uno de ellos dejaron en mí, como Alerta, Baby, Heidi o Pepa. Cada uno de uno, de noble raza y espectacular triunfo en su vida u otros por su desprendido amor forman parte de una etapa de mi vida artística que con mis conocimientos, tal vez limitados, quise dejar plasmada la parte humana que de ellos se desprendía y prendía en mi. Hoy son un gran recuerdo, ellos siguen vivos en mi, y través de mi obra.
PRINCIPIO DE UNA EVOLUCIÓN IMPARABLE.
No lamento nada haber dejado atrás esa etapa del impresionismo, hay momentos en que hay que dar un paso más, a mi me lo pedía con fuerza algo en mi interior, cumplí tal demanda y comenzó a mi era del expresionismo, camino que me llevaría a donde estoy ahora pasando antes por el expresionismo abstracto. Hoy con la más absoluta libertad tengo el gran placer de expresarme como soñé hace casi sesenta años, después de ver unas obras de Tapies, eso me marcó y desde entonces se convirtió en mi guía en la forma de expresión. Como ya cuento en otros de mis escritos, es mi manera de contar mis historias, como así lo hizo otro gran maestro de este arte tan cargado de contenido emocional, Lucio Muñoz por ejemplo. Son tantos lo que están, que es imposible nombrarlos a todos, unos gritan, otros susurran su verdad a través de sus obras, ya nombre a Bacón, aun se oyen sus gritos y nadie lo puede hacer callar, es su legado a esta sociedad, ahora hay que leer lo que nos dice en su obra. Todos los que de verdad expresamos una verdad, la exponemos a través de nuestras obras. Son álbumes de sentimientos, de recuerdos de alegrías y en muchos casos, críticas a una sociedad despiadada y llena de avaricia donde la crueldad y el despotismo es su ley.
Esto es todo por ahora, pues es mi espacio de arte no sólo para mí, sino para todo aquel que quiera compartirlo conmigo, siempre será muy bienvenido.

viernes, 19 de marzo de 2010

NUNCA TRATES CON UN IDIOTA, TE GANARAN SIEMPRE, TIENE MÁS EXPERIENCIA.







Hoy por idiota, estoy en disputa sobre el arte con quien no debo, todo por no hacer caso al dicho, "si discutes con un idiota él siempre te ganará, pues tiene más experiencia", por lo cual, dejo de responder a tales ataques, me doy la vuelta y abandono el campo de batalla, ya que cada vez que intento explicar las cosas, la puerta de sus entendederas está bloqueada, así que no se me coge ni una y ellos erre que erre a lo suyo, así que se queden con la perra gorda.


La cosa viene de lo siguiente; me inscribí en un portal del que creí que trataba con más o menos profundidad el tema del arte en cualquiera de sus manifestaciones, al percatarme de mi error y ver que era un espacio para personas que en los pinceles buscaban tan sólo una manera de distraerse, entendí que no era mi sitio, ya que difícilmente podrían entender lo que hago, cosa de lo más normal. No buscaba alabanzas ni palmaditas en la espalda. Como pensé que es un espacio más para exponer mis obras, craso error y los errores se pagan siempre, intente darme de baja de este portal y así lo hice saber, pero recibí una comunicación de quien es responsable de este espacio y fue tan amable que me convenció para que siguiera, como así he hecho.


En dicho espacio he encontrado pues lo que hay, y en abundancia, es todo lo que se puede encontrar con el milagro de alguna excepción. Sé que, lo que más les gusta es pintar, para ellos es vital, es necesario. Copian de una postal o de una revista. En ninguno de los cuadros que he visto, tampoco han sido muchos, y no he podido precisar ni por casualidad que se haya pintado del natural, como “natural” me refiero a lo que está delante de ti y además es real. Un bodegón con su trapito y sus manzanitas en una linda fuente de cerámica típica de la tierra, el clásico jarrón con flores y su mantelito de ganchillo hecho por la abuela, o el paisaje de la casita y sus arbolitos. No, nada de eso he podido encontrar salvo a dos personas de las que considero excepcionales cada una en su género. Una a través de magistrales acuarelas y la otra a través de la abstracción, lo demás es para echar a correr para no llorar por no decir mear y no echar gota.


No me importa que sepan o no pintar, no es ese el objetivo de mi crítica, critico su soberbia, su falta de conciencia, su falta de humildad, de sus límites mentales, en resumen, de no reconocer  sus carencias. Han recurrido a mí para que les llene su espacio de comentarios halagadores, cosa que si he hecho pero al contrario, el halago creo, era el camino más cruel con el que podía exponer en sus espacios ya que me salía, creo en forma chusca, más bien una verdadera burla y además, ir en contra de lo que creo y siento por el arte, así, sin más, les di mi parecer, su pintura es una mierda, cosa normal, pues para hacerlo bien hay que pasar por la fase de los estudios y esos son cinco años en una facultad de arte como hemos hecho todos, todos los que desde muy temprana edad decidimos como un sacerdocio, dedicar nuestra vida a esta noble forma de expresión. Así se lo hago saber, pero si con lo que hacen se sienten felices, pues nada que sigan adelante, pintando esos cuadros que a ellos les hace felices en su ejecución y en su terminación más, seguro. Es lo más natural, se les cae la baba al mirarlos, y a mí, me dan ganas de potar.


No voy a mostrar aquí nada de nadie, no se merece ninguno semejante ofensa, sería una bajeza por mi parte, pues se que lo que hacen, lo hacen con todo el corazón, pero lo que no resisto es su soberbia y como se comen la boca unos a otros con expresiones que quieren dar a entender que son maestros en la materia e intentan imitar a los críticos, esa panda de vividores de los que se curran el arte, de los que se pasan la vida encerrados en un local casi sin ver la luz pariendo obras por necesidad anímica unos, otros por lo más noble, la supervivencia. (Los de este espacio, previo pago pueden conseguir de ellos las alabanzas que tanto les gustan). Creo que en ese espacio andamos todos, los de oficio y los bohemios, pues el comer y el beber es un acto que con mejor o peor calidad hay que cumplir, luego todos lo cagamos y seguimos pintando, se nos entienda o no.


Tal vez con quien he entrado en disputa, siga sin entenderme y siga creo, como desprecio opinar que mi pintura la deja fría, (así en plan experta), a mí la suya, me tiene sin cuidado, pues como divertimento lo aplaudo, como arte lo repudio como repudio a otros muchos que viven de este noble ejercicio pintando en series y no en serio.


Es muy difícil hacer entender por quien no tiene el nivel de poder entender. Es ahí cuando me equivoco y desciendo a tratar con un idiota, siempre me ganará por la larga experiencia que tiene en serlo, ya que la practica desde que nació, yo me curre el no serlo y ser lo que soy, mejor o peor lo soy está muy currado, los idiotas no se lo curran, nacen así y eso es jugar con ventaja, por eso hay que apartarse de ellos, te ganan con sólo un chasquido de dedos, yo siempre caigo en la misma mierda.


Bueno ya creo que me he desahogado un poco, digan lo que digan esa tropa de idiotas voy a intentar no hacerles caso, pues noto que me cabrean y eso es malo para la salud psíquica y en estos momentos no está hecha un ramo de rosas, es decir, no tengo el chichi para farolillos. Esto no es mío, es de una buena amiga pero me viene al pelo.


Si alguien se da por aludido, que sepa que no lo siento, como si se la pica un pollo, me da igual.

miércoles, 17 de marzo de 2010

VALENCIA YA NO HUELE A PÓLVORA, YA NO HUELE A AZAHAR.




Cuando llegue a Valencia allá por el año 1957 o 1958 me sorprendió su olor. El Azahar era el perfume que invadía Valencia. Cuando por primera vez viví las fallas el olor de la pólvora me embriagó, era algo único, un olor que sólo se nota en esta gran ciudad. (Yo nací en Valencia, concretamente en la calle Vivóns, el número no lo sé, sólo recuerdo que era en el último piso por los comentarios de mi madre. A los pocos meses nos fuimos por trabajo de mi padre a un pueblo de Barcelona, Bañolas, allí permanecí hasta los dos años. Esto es simplemente es una aclaración para evitar confusiones, ya que sí soy valenciano, pero mi niñez y parte de mi adolescencia la pase en esa región española.) Hoy Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar. Los avances sociales, las nuevas generaciones más libres ellas, se lo han cargado, tal vez porque ahora a ellos les toca ser los modernos y ese olor a pólvora, ese olor a azahar yo no se lleva, ya no es lo suyo, ya no es progre. Ahora el olor que está de moda es el olor de los residuos corporales producidos por ingerir esa serie de mezclas de bajo precio que los jóvenes y jóvenas, modernos, la mayoría progres consumen a litros, a mogollón, de ahí la denominación “litrona”.
Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar. Ahora para su desgracia histórica, de unas fiestas que antaño fueron motivo de alegría, hoy son motivo de meadas, si meadas. Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar, valencia huele a meadas. Litros de ese líquido amarillento que sin el menor pudor riegan con él la ciudad, miles de jóvenes y jóvenas, y miles de otros no tan jóvenes y no tan jóvenas se dedican a esparcir sin el menor pudor por todas partes. Los perros, seres en que por su instinto marcar su territorio con sus gotas de pis, de ahí la cantidad de veces que lo hacen, suelen utilizar la farolas y arboles, dependiendo de la educación de sus dueños, los progres  de tan nobles animales,  muchos dejan que meen las paredes, esquinas y portales.
Bien, pues de ese noble animal han tomado el ejemplo los progres jóvenes y jóvenas para resolver el problema de las litronas que se meten en el cuerpo, litronas y calimochos entre otras bebidas de la peor calidad, ya que es notable que son baratas por los problemas que crean en Urgencias con sus comas etílicos. Interesa la cantidad, no la calidad, por eso son progres hoy y pobres, mañana serán progres de lujo si se dedican a la política, de no ser así, pobres de por vida.
Valencia ya no huele a pólvora, ya no huela a azahar, ahora huele a meadas, litros y litros de meadas que salen de braguetas y bragas. Ayer ya de madrugada oí unos tremendos ruidos, los clásico ruidos que se producen en un “alunizaje” y casi era así, pues el ruido era motivado por que una tropa de jóvenes y jóvenas, reventaron una puerta de un garaje para depositar en su interior los resultados de los efectos de todo lo metido en sus progres cuerpos, tanto liquido como sólido, más líquido que sólido, ya que el rio de meadas que salía de tal local e inundando la acera, era espectacular, mientras risas y más tragos para seguir meando Valencia.
Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar. Ahora huele a las meadas de esos que se llaman falleros, los que engrandecen las fiestas como los de una falla de la calle Pedro lll el Grande que ha puesto meaderos, pero con la salida del depositado a la calle, ni tan si quiera a una alcantarilla. Así que es donde ellos se toman sus bocatas, beben sus litronas, sus pies están sobre las meadas que los meaderos sueltan con la misma libertad que ellos lo hacen dentro.
Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar. Qué pena, a Valencia aún le queda un día triste, el de la “crema”. Si es triste por la contaminación que vamos a crear como cada año. Contaminación que nadie impide, la de los “ninots” de las fallas, antiguamente de cartón, hoy de corcho blanco, uno del producto más contaminante del mundo. Valencia en una sola noche será la capital de la contaminación mundial, la que más mierda tira a la atmósfera la que más caga el ambiente. Esto es el progreso, esto es ser progre, lo otro, el respeto, la educación y no hablemos de la cultura, eso ya es pasado. De seguir así pronto los veré andando a cuatro patas a esos jóvenes y jóvenas muchos no tan jóvenes ni tan jóvenas.

Valencia ya no huele a pólvora, ya no huele a azahar, ahora huele a mierda.

domingo, 14 de marzo de 2010

EL CALOR DEL BLANCO Y NEGRO

Hoy, siguiendo esta pequeña rutina, voy a colocar en este espacio una serie de imágenes absolutamente locas, cayendo en lo más absurdo de lo que me podía imaginar saliera de mi caótica cabeza. Ninguna de ellas es fruto del azar, todas antes de ser plasmadas en el papel, han sido trazadas punto a punto en mi cabeza y de ahí al papel entra en juego la mano de la forma más insensata posible para que la carga de emotividad que esta locura, este caos, querer o mejor dicho quiero expresar. El significado de todas estas imágenes sigue como en todo perteneciéndome, pero espero que como las del test de Rorschach, saquéis vuestras propias conclusiones de cada uno de estas expresiones mías, por supuesto rarillo sí que soy, pero psicópata creo que no pese a mis crisis de ira no, por lo menos no doy el tipo. Tampoco las hago ni las pongo para que os autoanalicéis, ese no es el sentido no su objeto, las pongo porque las he hecho desde el más profundo concepto abstracto que crece en mi. Tal vez si este como una chota y lo que necesito es una tiza.

SOLUCIONADO EL PROBLEMA CULINARIO....

Hablemos de hoy que de verdad tiene su coña, pero coña marinera, pues el tema es culinario de cojones. Sé que después de leer lo que voy a contar, muchos no sabrán el por qué del título, yo sí.

La cosa está como sigue, Hoy día12 a las cinco tuve que ir la Hospital Nueve de Octubre para hacerme una revisión, más bien una biopsia por empecinamiento del médico que me atiende. Lógicamente desde que me lo dijo y presente la documentación pertinente, mi acojonamiento era severo, vamos de lujo. Hoy más que nunca y sin poder demostrarlo a mi amable, preocupada y cariñosa compañía, pues no se merecía verme atragantado por esos colgantes que tenemos algunos de mayor o menor tamaño que a duras penas me dejaba tragar la saliva, boca seca, ligero temblor en las manos y antes de hablar colocaba le lengua en su sitio para que las palabras fluyeran con normalidad. Así durante casi una hora sentados frente a la puerta del torturador (médico cirujano y radiólogo por más detalles) de pronto aparece una enfermera, bajita, regordeta, morena con media melena, pronuncia mi nombre, ¡¡¡¡¡Vicente López Alcayna!!!!!, de un salto me pongo de pie, y le doy a mi querida sufridora mis pertenencias, sólo por seguridad. Entro en una gran habitación que se compone de; un equipo de rayos x la mesa pertinente para tal efecto, ahí en medio, al fondo una mesa de despacho y pegada a la pared un banco como los de las cocinas pero con los cajones de acero. A mi derecha una habitáculo tapado con una cortina, parecía que era de plomo, de esas para preservarse de los rayos x, mas a la derecha otro mas pequeño con una puerta que creo, como asi fue, da a la sala de espera, Delante de mí una camilla con una escalerita de dos peldaños de color blaco, a mi izquierda una puerta cerrada, así que no se lo había dentro, al lado un baño, aseadito, debe de ser para que a los pacientes que les entre cagaleras puedan desahogarse con facilidad.

La buena señora (la enfermera) me da la información de los pasos a seguir. Dice así; lleva usted camiseta, respuesta no, yo me visto sólo con cuatro piezas por la época en que estamos y tres de ella está a la vista. Vale, me dice, pues de cintura para abajo se lo quita todo, dentro del vestidor (es ese habitaculito que tiene la salida a la sala de espera, tal vez para fugarse los que estén muy cagados) encontrará una sábana y una pantuflas, vale así es, todo en orden, fuera pantalones, adiós a los gayumbos me planto en los pies una especie de bolsones talla única de color verde fosfo y me enrollo la sabana tipo Sari y salgo con una vergüenza de las que hacen historia, ella la muy ladina me mira, no puedo evitar decirle lo siguiente con una temblorosa sonrisa, “ ya sé que estoy muy sexi pero conmigo no hay nada que hacer, mi jefa está ahí fuera y nos puede correr a gorrazos” por fin la primera risa, la cosa funciona, eso me anima. Se acerca a mí y me dice que me siente en la camilla mirando hacia la puerta, o sea de espaldas a toda la maquinaria clínica que hay en ese local. Pronto vendrá el doctor a hablar conmigo. Así pasa o menos veinte minutos, yo con mi Sari, sentado en una camilla y mirando una puerta de mierda. Pasado el tiempo que he mencionado aparece el tal doctor que se entretiene detrás de mi o sea en esa mesa de despacho que he descrito al principio leyendo la petición de mi galeno, ese tipo que me manda a que me hagan putadas, yo esperando que algo me diga, eso muy cagado. Tras unos minutos, no sé cuantos para mí una eternidad, se pone delante de mí y con una cara de preocupación severa me dice, es mi obligación explicarle lo que he de hacerle, ese detalle lo obvio, no es de buen gusto contarlo. Al ver tal derroche de seriedad y preocupación, para romper el hielo le espeto así sin mas, y eso doctor no me lo puede explicar con una sonrisa, como para montar un poco de fiesta ya que el que ha de estar acojonado soy yo y no usted, responde con una tímida y desorientada sonrisa, perdone, es que soy muy serio y apenas sonrío, vale, le digo pues cuando quiera empezamos la fiesta que nos lo vamos a pasar de muerte. En eso llega la enfermera, esa, la gordita y me pone una cosa en el dedo como un gran dedal y lleno de luces, sigo con mi teoría de romper el hielo y que la cosa que es a mí a quien le acojona tome cauces chistosos. Chica, le digo, ¿un dedalito para que no me pinche zurciendo?????? Ahí ya suena una carcajada por parte de ella, el “doctor” mudo y el tío es joven, no le hago más de cuarenta años, pero de leche agria el muy cabrón. A partir de ese momento ya empieza su trabajo y yo aguantar mirando el dedal, como mis pulsaciones van desde 94 a 111,  el acojono ya se va disipando, y paso sólo a 104, así que haga ese mármol su trabajo lo mejor que sepa, que lo termine y pillo puerta y me las piro cagando leches, nunca mejor dicho, como así fue. Y ese ha sido mi día, ahora a esperar resultados.

viernes, 12 de marzo de 2010

LAS CACERÍAS Y LAS CALESAS.

Ayer fue un día de lo más normal, sin el menor problema, salvo pequeñas incidencias con las que se pretende coaccionarme y sin otro particular. Sobre este tema, pura impresión mía ya lo trataré con más calma. Tal vez sea producto de mi grotesca imaginación, pues aunque no lo quiera reconocer soy bastante primitivo, vamos, como todos o casi todos. Hay muchos que lo ocultan como los “abajo firmantes”, No quiero caer otra vez en la crítica de los que maman de la teta del arte en cualquiera de sus manifestaciones como el cine o el teatro.

Sigo con mi tema de las manchas, que harto me tienen los psicólogos con ciertas influencias de Rorschach y su invento de dichas manchas que nada tienen que ver con las mías, para realizar los test a esos pobres esquizofrénicosy conocer su grado de locura. Lo que yo hago son simplemente dibujos ilógicos que no representan nada concreto. Son una manifestación de mi propia y sórdida locura donde dentro del caos que tengo en mi, lo muestro, mejor dicho me lo muestro a través de esas imágenes.

Sé que a una gran mayoría no les gusta y se escudan en el muro de, estas cosa yo no las entiendo, por dentro dicen mi “crio lo hace igual o mejor”, ¿qué coño nos quiere vender este pícaro como arte?, cuando el arte, el de verdad es la belleza de ese paisaje donde un ciervo es acosado por crueles y malísimos perros de raza Pointer y el que pinto semejante obra de “arte” no tiene ni idea de cuáles son los que componen una jauría.

Otra de mis obras preferidas para ponerlas a parir, son las de época, esas de los carruajes y las sombrillas realizadas con diestra mano que representan el siglo diecinueve en el siglo veintiuno. Esas, ricamente enmarcadas cargadas de dorados donde le susodicho marco es más caro que la propia obra, dan una muy buena nota en noble pared de el amante de tan noble arte. De la obra, lo que más luce, ya se sabe, el marco, luego su contenido, tres o cuatro carruajes de color negro, señores con su levita y sombrero de copa y bellas y nobles damas cubriéndose del malvado sol con una linda sombrilla en un día nublado. Personalmente y en muchas ocasiones para no ofender al poseedor de tal maravilla, he tenido que alabar el buen gusto que tiene al haber adquirido semejante marco, perdón, obra, que intenta ser del más puro impresionismo, pero realizado en plan troquel, ya que se repite la misma un montón de veces y te las venden como ejemplar único.

El arte, el buen arte, sea abstracto, surrealista, o del más puro realismo, no es caro, solo hay que saber comprarlo, y su lugar no es la galería que exprime al artista y sólo le deja las migajas para sobrevivir, lo gordo, pasa a engrosar las arcas del galerista. Hay que ir directamente al estudio del artista y si no es de la misma ciudad, hoy a través de las páginas Web, son fáciles de localizar, ver su obra, conocer los precios y realizar la compra con una notable diferencia de precio con relación a la galería, pues las cargas del porcentaje que se embolsan no consta en el estudio del creador de la obra, como tampoco, ese sobre blanco que el muy tuno critico se mete con disimulo en su bolsillo cada vez que se inaugura una exposición. Tampoco hay que ir a esos sitio donde se vende la obra a granel, lugares que anuncian por radio a todo meter, donde hay cientos de obras baratas con esplendidos marcos y ya me dirán ustedes que es lo que abrà cobrado el pintor, pues se lo voy a decir. Estos truhanes de la venta masiva, donde incluso te enmarcan en veinticuatro horas cuadro o espejo, no compran una obra la artista de los celebres cuadros de caza o de calesas, se los compran a un precio irrisorio en lotes de varios cuadros por el valor de medio. Así operan, y yo con mi sinceridad, pues si este escrito cae en manos de ellos, cosa que me la poso por los webs, aconsejo que vale más una litografía que una de esas grotescas basuras que esos desalmados nos ponen delante por unos pocos euros a costa de la mala vida de alguien que pretende sobrevivir con tan noble oficio. Lo dicho, el que quiera leche que vaya a la vaca y el que quiera arte la artista, los demás son mercaderes carentes ya no de escrúpulos, sino que además de el menor conocimiento de arte, así les va desde hace ya muchos años y espero que así les siga hasta que vuelvan los verdaderos profesionales y no los siervos de la corte del dinero fácil.


Ahora expongo como es normal en mi, una nueva serie de los resultados de mi incomprendida demencia, si os gustan me haréis feliz, y si no, pues ya lo sabéis, como siempre me aguantaré.

jueves, 11 de marzo de 2010

TAL VEZ VIVO DENTRO DE CAOS O DE LO ABSURDO????????

Hoy, siguiendo esta pequeña rutina, voy a colocar en este espacio una serie de imágenes absolutamente locas, cayendo en lo más absurdo de lo que me podía imaginar saliera de mi caótica cabeza. Ninguna de ellas es fruto del azar, todas antes de ser plasmadas en el papel, han sido trazadas punto a punto en mi cabeza y de ahí el papel. Entra en juego la mano de la forma más insensata posible para que la carga de emotividad de esta locura, de este caos que  se crea dentro de mi, salga al exterior y lo comparta con quien quiera escuchar, cada una de ellas tiene lógico. El significado de todas estas imágenes sigue como en todo perteneciéndome, pero espero que como las del test de Rorschach, saquéis vuestras propias conclusiones de cada una de estas expresiones mías, por supuesto rarillo sí que soy, pero psicópata creo que no, pese a mis crisis de ira, por lo menos no doy el tipo. Tampoco las hago ni las pongo para que os autoanalicéis, ese no es el sentido, no su objetivo, las pongo porque las he hecho desde el más profundo concepto abstracto que crece en mi. Tal vez sí este como una chota y lo que necesito es una tiza.

miércoles, 10 de marzo de 2010

UN IDIOTA EN BUS

Un día dentro de lo absurdo, o sea, normal ya que otra vez me sentí idiota. Cuento; esta mañana me levante temprano, más o menos como siempre, me preparo el desayuno que consiste en un puñadito de bayas de Goji, cinco en total, dicen que van muy bien para la próstata y un montón de cosas más, unas tostadas, dos vasos de agua, más por sed que por prescripción, lo segundo me lo paso por el arco el triunfo, y para terminar un zumito de naranja. Ya casi estoy preparado para empezar el día, hoy lo tengo más o menos fácil, pero seguro que al final se atonta, como así ha sido. Me afeito delicadamente procurando, no se para que, que la cara me quede muy finita y la verdad lo consigo. Después hago otra cosa que no viene al caso y por último en lo que se refiere al baño, me ducho, es para mí un gran momento, me gusta que el agua me recorra el cuerpo y me encanta el jabón. Bien, no dejo lugar sin ser minuciosamente aseado, una vez seco paso al momento de vestirme y ya como final, el peine y el cepillo de los dientes, la cosa de momento anda bien. Me miro y vale, lo que tengo delante tiene buen aspecto, no es el que me gustaría pero me aguanto como cualquiera. Me suena le avisador del móvil, faena en ristre, he de ir al ambulatorio por recetas y la cita es a las ocho cuarenta y cinco y son las ocho y treinta, así que a darme prisa. Salgo escopetado, paso rápido y llego al ambulatorio justo a la hora, menos mal espero que la ley de Murphy falle y la doctora no haya adelantado las llamadas. Me siento, apago el móvil como cortesía y espero que el altavoz pronuncie mi nombre, ese chisme casi no se oye y lo poco que dice no se entiende, así que o estas atento o te quedas fuera, a los diez minutos suena entrecortadamente mi nombre y no por timidez de la doctora, es que el sistema es tan fino que se come sílabas y parece que sea tarzán con voz de mujer quien llama. Entro y ahí esplendorosa esta ella, la doctora, me siento, extiendo las cajas de los medicamentos que quiero sobre su mesa, los míos a un lado y los de Carmen en el otro, mira ella muy seria y empieza a escribir recetas, primera pregunta, esto lo tomas todos los días, respuesta depende del tiempo, si es malo si, si es bueno no, se refiere a unos ansiolíticos, me callo que en el consumo de estas pastillas tengo cierta ayuda, las cosas son como son. Me pregunta, que tal la tensión, le digo que bastante bien y le enseño la tarjeta que me dio con las anotaciones de tal motivo, 143, 78 es la media de lo que hay, se pone seria, más aun y me dice que esta alta, yo le respondo que creo que no que está bien, me enseña su nota en la tarjeta, 140, 90, coño, tres o custro puntitos de nada y ya quiere empildorarme. Me da una hojita y me dice que para hacerse una más clara idea, me la he de tomar todos los días tres veces, o sea, mañana, medio día y noche, pues vale, así lo haré, tres veces cada dos minutos las tres veces al día, tiecojones la cosa.

Me voy dándole a mis pensamientos, estos hoy no vienen al caso, pero con la idea de tomarme un cortadito en el bar Canadá, ahí está Cesar, guarro como nadie: Me explico, es el cocinero y atiende a los clientes cagándose en todo lo que hay a su alrededor, si le piden tostadas y está cabreado les dice que no hay que si las quieren que se larguen a otro sitio. Eso si, como no se pone mandil, la camisa a la altura de la panza se le puede escurrir el aceite y hacer huevos fritos con puntilla, sus uñas nunca hay que mirárselas, de hacerlo no tomas ni el aire del local, que además está un rato contaminado, pues sólo se airea en verano y es porque con el calor lo tienen todo abierto. Me tomo el cortado, charlamos Cesar y yo un rato, se me olvido decir que aparte de guarro, es una bellísima persona, de verdad, con mala leche, pero muy bueno.

Me voy a casa, quiero hacerme un almuercito que se compone de cuarenta gramos de pan y un poco de atún en aceite con un buen vaso de agua, todo un lujo, esto último lo digo en serio.

A partir de ahora viene mi transformación de normal a idiota o sea aún más. Para ir a recoger la Hospital las recomendaciones previas a la intervención culinaria, o sea lo que he de hacer antes dé, pues bien. Me voy a la parada del bús, miro en ese lio de raya en plan bucle llena de puntos y veo que el bus nº3 pasa por ahí, por la parada donde estoy, como creo es el mismo que en la anterior visita me dejó en Marqués del Turia, no dudo ya que el plano está hecho para por donde a mi me van a hacer la biopsia, creo, en mala hora que me deja cerca de la Fe, o sea a un paso del 9 de Octubre. Lo espero, viene y me subo, pago el euro con veinticinco céntimos y me arriesgo que ese experto en pisar tanto el freno como el acelerador corro a cogerme  a algo para que antes que con sus las malas leches lo ponga en marcha y me dé tiempo para no verme estampado contra el fondo del bus, cosa que no consigo y a duras penas me agarro con fuerza en una barra que en mi vuelo la distingo y en ella me cojo como puedo, sobre tal sujeto, dedico un corto tiempo en maldecir a toda su familia con los peores epítetos que os podéis imaginar. Una vez ya amarrado a un poste y yendo de un lado para otro, gracias a la pericia que tiene en los pies ese salvaje me relajo esperando que el bus me pare en Nuevo Centro. ¡¡¡¡¡Dios!!!!!!, veo con asombro que dobla y coge la calle Ángel Guimerá, ¿que coño pasa?, ¿porque por ahí?, bueno, pienso que lo más seguro es que vaya por Pérez Galdós y así llega al 9 de Octubre a la inversa. Pues no, sigue por la Avenida del Cid, aun me queda la esperanza que doble en alguna calle hacia la derecha, otra parada más y el tío sigue. Tomo la decisión de bajarme en la primera, así que pulso ese botón maldito que en otra ocasión me dejo viendo parada tras parada que no se abrían las puertas mientras cada vez estaba más lejos de mi destino y por verguenza no pregunte que se hacia para que se abrieran hasta que lo descubrí, ahí en uno de esos postes de mierda que ponen como agarradero, veo una cosa negra, esel jodio botón de aviso para que abra ls puertas, aprieto ese maldita cosa, para y me bajo, miro el panorama y presiento que estoy más lejos que desde mi punto de partida hasta el 9 de Octubre. Tomo la decisión y sin conocer el lugar, hacerlo andando, pienso que un poco de ejercicio no me vendrá nada mal, así que tiro “palante” y ya aparecerá algo en la ruta que me indique mejor el camino, como así ocurrió, la caminata es de las buenas, pero bien, me siento bien, el andar me a dado tiempor a potar todas mis maldiocines contra los cartelitos de la ruta del bus. Una vez realizado los tramites que a semejante lugar he tenido que ir, esto lo abrevio, me voy hacia nuevo centro a la parada del bus para tomar otro que me deje en la Avenida Marqués del Turia, según recordé era el nº 3, miro los carteles y dice que el 3, 41,79, pasan por dicho lugar. Según una mierda de cartel informativo, dice o creo entender, que paran donde estoy yo. Ahí me tienes esperando como un memo mientras pasan todos los que son de esa ruta, el 2, 60, 61 y no se cuantos más, yo esperando un imposibles los que por ahi no pasa es el 3 la culpa de un cartel informativo que lo hizo algun hijo puta para liearnos pues si pone en la raya el 3, al final le pregunto a uno de esos choferes mal nacidos y con una sonrisa de superioridad me dice, es el 2. Este capítulo que apunto, lo trataré con más calma, pues la cosa tiene su miga, la miga de alguien como yo que un día se dio cuenta que era idiota.

domingo, 7 de marzo de 2010

UN PASEO POR LO ABSURDO

Hoy no es mi intención escribir nada sobre lo que muestro, que cada uno y como quiera saque sus propias conclusiones. Este es mi espacio a lo absurdo, tal vez sea el principio de una nueva etapa, EL CAOS, pues ya nada de lo racional me atrae. El placer, sin la menor presión, es hacer lo que me dé la gana, no pinto ni para galeristas ni para que críticos escriban sobre mi con frases y palabras rimbombantes que ni ellos entienden. Ello me da pie a realizar lo que quiera como quiera sin las sabias direcciones de semejantes talentos que en el mundo del arte sólo y sin el menor esfuerzo son los comerciantes de tan noble labor en ambos aspectos.
Pues bien, ahí va eso, hoy empiezo con un serie que denomino "lo absurdo en el mundo del color".
Se lo dedico a esos grandes talentos del la crítica escrita y a los vastos comerciantes de arte que hoy en día y gracias a su pericia, no creo que lo estén pasando muy bien, pero los artistas, los de verdad, jamás y gracias a ellos lo pasaron peor que ahora, sólo los facilones, los de oficio tuvieron su época, hoy ya ni eso.










Antes de terminar con esta nota, para tal vez mañana poner algo más, quiero dedicarle unas letras a uno de esos talentosos de oficio que gracias a la pericia de críticos y galeristas lo exponen como un gran artista, hombre que creo, sus inicios estaban en la ilustración y hoy como reconocido artista, hay que joderse. Tal pintor se firma "XXXXXXX" expone cada año en las fiestas Josefinas de Valencia y siempre con el mismo tema, La mujer valenciana en su ambiente rural. Creo que ya no le queda más modelo que nuestra insigne Alcaldesa Rita Barberá, pues entre las playas del Levante que tenemos la suerte de poder disfrutar, mas soles que nadie y los arrozales, sin olvidar esa cocina de cerámica, típica de Manises, no hay nada más. Otra cosa, En cierta ocasión pintó un cuadro de considerable tamaño dedicado a la plantación del arroz en la Albufera de Valencia, creo que se componía de cuatro falleras haciendo una paella y al fondo los agricultores plantando el arroz dentro del agua. Este cuadro le costó un gran disgusto crearlo ya que se lo encargaba una conocida marca de arroz de esta ciudad, aceptar tal hecho lo consideraba como artista que se prostituia. Al fin y según me contaros a regañadientes, (varios millones lo convencieron de las antiguas pesetas) se dedico a tal labor de pintar tan noble obra. El tema, lo planta en los años más o menos de principios de siglo veinte. El arroz, las falleras en plena faena lujosamente ataviadas cocinaban una rica y apetitosa paella de marisco y un precioso detalle de la época, el saco de arroz es de ¡¡¡¡¡¡PLASTICO!!!!!!! No sabía yo que además de tener Valencia más soles que nadie en aquellos entonces existía el plástico y mas con un packcaging (bolsa) diseñada por mí, manda cojones. Esto es el genio de un artista puro, un marchante y galerista, y el ego de un mediocre comprador.
Y así es le arte, ahora ustedes decidan, merece la pena este arte?????? yo tengo mi respuesta, espero que ustedes la suya por el bien de los artistas de verdad y de la verdad del arte. los que ponen el corazón y el alma como el ya fallecido y gran maestro Lucio Muñoz o el inimitable Joaquín Sorolla.

miércoles, 3 de marzo de 2010

YA ESTA LEJOS EL PASADO, VUELVO AL PRESENTE…TAL VEZ.

Voy a volver no al presente, sino a un pasado próximo, el de hace tan solo unos días y volver a exponer mis obras. Dejo a un lado los oleos y entro de lleno en otra de mis facetas más graficas, tal vez más duras pero todas llena de las pasiones que le trasmito a un pincel. Blanco y negro y tal vez un toque de rojo, o azul, raro es que en esta serie se incluya otro color como el verde. ¿Por qué? Pues de verdad no lo sé, son cosas, tal vez de cómo soy.

Esta serie que ahora la estoy ampliando, aparte de lo que me apasiona, resuelve un serio problema de espacio y es el único camino en estos momentos por las fechas, en que me puedo manifestar. Cada raya, cada una  elegidas, son la consecuencia de un montón que se llenan la papelera, pues poder expresarte con las limitaciones de tres colores y uno dominante sobre los demás, no es tarea fácil, pero apasionada en su ejecución.
La denominación de manchas no es una expresión despectiva ni tiene nada que ver con la psiquiatría para conocer el estado psicopático de alguien y menos del espectador, sólo es una más de mis maneras de expresarme, pues en ella que están realizadas bajo las directrices de una idea a trasmitir. Utilizo este medio osco y duro para representar lo contrario, vida a través del movimiento, color con la ausencia del color. Sus explosiones son en el papel producidas bien por el choque del oscuro líquido contra ese elemento o por una fuerte y rápido choque de viento contra esa gota inmóvil para que corra libremente por la superficie del papel o dirigida con motivos determinados en su recorrido.



Ambos componentes, pintura y papel, junto a esos otros elementos, espacio o viento hacen que adquiera la forma que a través de ella expreso con ese dialogo, que dentro de su dureza no hay connotaciones agresivas, ese es el fin, pues si algo deseo es la calma, la paz, pero no puedo dejar de admirar la fuerza de la naturaleza, esa es la fuera que intento exponer con estas obras, esa fuerza imposible de detener, es vencedora en la lucha contra toda intrusión que altera su ser como elemento vivo, su sosiego, su paz y a través de su poder, dice un día basta, volvamos a vivir entre la paz y el reposo pues soy yo el más fuerte, siempre seré yo el vencedor.