Loading...

Seguidores

lunes, 22 de noviembre de 2010

CUANDO UNA VIDA QUIERE SER UNA OBRA.

Hoy no se por qué, no me encuentro con las ideas muy claras. Pienso en mi obra y veo que mi obra, aunque me represente, no me hace que yo sea una obra, ellas las que yo he creado, para mi si que lo son, yo tan sólo quien las crea y las ejecuta. Debería bastarme con ello, sentirme satisfecho pero de repente me he quedado parado, no veo, por lo menos hoy un camino a seguir ni con mis cuadros, ni con mis manchas ni con los papeles. Si hago algo, algo de lo que planeo veo que me repito una vez más, eso me quita las ganas de seguir adelante, limita mi "talento" reprime mis ilusiones. Ya veis, me siento parado en una estación donde hoy no se cuando pasará el tren, el tren de ánimo, el tren de la esperanza. Sigo poniendo obras de mi corta colección, no hay nada nuevo, no sale pues todo lo que pretendo tiene el mismo sabor, es una continuación de lo que ya está caduco y eso me aburre. Seguiré insistiendo, ha de salir una idea aunque sea mala pero ha de salir, sólo he de insistir.









lunes, 15 de noviembre de 2010

CUANDO TE PIERDES Y NO TE ENCUENTRAS.

Ese es uno de los grandes temores que tenemos los que estamos en el mundo del arte. Sé que lo de otras profesiones les pasa lo mismo pero no se percatan de este angustioso momento, es lo digo en serio, es terrorífico. Te plantas ante un lienzo, o papel para desarrollar algo que se cuece dentro de ti, y las formas y los colores no reflejan ese sentir, lo que haces esta muerto antes de nacer y eso es de verdad dramático. Cuando te dedicas a trazar previos apuntes de un posible obra, tomas las pertinentes notas de los elementos que le van a componer como los colores que vas a utilizar y ves el montón de papeles que has ralladlo para una solo idea y que ninguno es lo suficiente informativo de la circunstancia, que los elemento son significan nada, que los colores son todo lo contrario de los que necesitas para expresarte, no hay más remedio que aguantar, apartas esas folios, coger tu abrigo e irte a dar el más grande de los paseos para ordenar desordenado las ideas, hasta que te das cuenta que lo que pretendes es seguí haciendo agujeros en el vacío, que ese es el motivo de tu idea y que el vacio sigue vacio y no consigues llenar esos boquetes donde en cada uno de ellos pones un trozo de tu alma hasta que con el orden desordenado estableces ese loco diálogo que no es otro que estar donde, tal vez estas, no lo sabes porque nadie te ha marcado la raya de la meta. Sigues y sigues en la lucha y tal vez, esa lucha ya está ganada mientras crees que está perdida. Quién y por qué necesitas que los demás sean los doctores que reconozcan la calidad de tu obra, o es que no me basto yo para saberlo, no es suficiente le trabajo de tantos y tantos años trabajando sobre este tema. En resumen, quisiera no necesitar a nadie para saber que lo que he hecho y lo que aún quiero hacer, sólo necesita mi respuesta, no la de los demás que con aires de conocedores de la materia, no del espíritu, pretenden darte lecciones de cómo y que tienes que hacer, yo en ese terreno no sigo pero sigo pensando en lo que quiero hacer para decir lo que deseo decir y eso lo dicen para mi mis obras.






CUANDO TE PIERDES Y NO TE ENCUENTRAS.

Ese es uno de los grandes temores que tenemos los que estamos en el mundo del arte. Sé que lo de otras profesiones les pasa lo mismo pero no se percatan de este angustioso momento, es lo digo en serio, es terrorífico. Te plantas ante un lienzo, o papel para desarrollar algo que se cuece dentro de ti, y las formas y los colores no reflejan ese sentir, lo que haces esta muerto antes de nacer y eso es de verdad dramático. Cuando te dedicas a trazar previos apuntes de un posible obra, tomas las pertinentes notas de los elementos que le van a componer como los colores que vas a utilizar y ves el montón de papeles que has ralladlo para una solo idea y que ninguno es lo suficiente informativo de la circunstancia, que los elemento son significan nada, que los colores son todo lo contrario de los que necesitas para expresarte, no hay más remedio que aguantar, apartas esas folios, coger tu abrigo e irte a dar el más grande de los paseos para ordenar desordenado las ideas, hasta que te das cuenta que lo que pretendes es seguí haciendo agujeros en el vacío, que ese es el motivo de tu idea y que el vacio sigue vacio y no consigues llenar esos boquetes donde en cada uno de ellos pones un trozo de tu alma hasta que con el orden desordenado estableces ese loco diálogo que no es otro que estar donde, tal vez estas, no lo sabes porque nadie te ha marcado la raya de la meta. Sigues y sigues en la lucha y tal vez, esa lucha ya está ganada mientras crees que está perdida. Quien y por qué necesitas que los demás sean los doctores que reconozcan la calidad de tu obra, o es que no me basto yo para saberlo, no es suficiente le trabajo de tantos y tantos años trabajando sobre este tema. En resumen, quisiera no necesitar a nadie para saber que lo que he hecho y lo que aún quiero hacer, sólo necesita mi respuesta, no la de los demás que con aires de conocedores de la materia, no del espíritu, pretenden darte lecciones de cómo y que tienes que hacer, yo en ese terreno no sigo pero sigo pensando en lo que quiero hacer para decir lo que deseo decir y eso lo dicen para mi mis obras.

martes, 9 de noviembre de 2010

MOSTRANDO MIS PASIONES

Cada día que pasa y miro mi obra o la de otros muchos pintores de arte abstracto y crece en mi una de las mayores pasiones que se pueden sentir. No puede evitarse un enamoramiento total y absoluto de estas formas creadas tanto en pintura, como en escultura. Sobre este segundo tema, una de las cosas que más me atrae y más deseos tengo, es realizar todo aquello que pueda mantenerse en el espacio formando parte de él como si siempre hubieran estado y que su ausencia dejara un gran vacío. Una buena obra pertenece al espacio, en él tiene su lugar, su hueco como la pintura tiene su en una blanca superficie. El arte pide poco ya que está creado para formar parte de nuestro espacio. Forma parte de mi y aun que mis obras estén lejos, están siempre dentro de mi espacio interior. Hierro, madera, lienzo, bastidor, oleo, y materias, es suficiente para entablar un extenso diálogo, una emotiva conferencia sobre lo mejor de la creación. Los motivos que me arrastran hacia tanta belleza son innumerables, me siento prisionero de ella y eso me produce plena satisfacción. No son cadenas, son abrazos los que me mantienen preso.








Cada día que pasa y miro mi obra o la de otros muchos pintores de arte abstracto y crece en mi una de las mayores pasiones que se pueden sentir. No puede evitarse un enamoramiento total y absoluto de estas formas creadas tanto en pintura, como en escultura. Sobre este segundo tema, una de las cosas que más me atrae y más deseos tengo, es realizar todo aquello que pueda mantenerse en el espacio formando parte de él como si siempre hubieran estado y que su ausencia dejara un gran vacío. Una buena obra pertenece al espacio, en él tiene su lugar, su hueco como la pintura tiene su en una blanca superficie. El arte pide poco ya que está creado para formar parte de nuestro espacio. Forma parte de mi y aun que mis obras estén lejos, están siempre dentro de mi espacio interior. Hierro, madera, lienzo, bastidor, oleo, y materias, es suficiente para entablar un extenso diálogo, una emotiva conferencia sobre lo mejor de la creación. Los motivos que me arrastran hacia tanta belleza son innumerables, me siento prisionero de ella y eso me produce plena satisfacción. No son cadenas, son abrazos los que me mantienen preso.

MOSTRANDO MIS PASIONES

Cada día que pasa y miro mi obra o la de otros muchos pintores de arte abstracto y crece en mi una de las mayores pasiones que se pueden sentir. No puede evitarse un enamoramiento total y absoluto de estas formas creadas tanto en pintura, como en escultura. Sobre este segundo tema, una de las cosas que más me atrae y más deseos tengo, es realizar todo aquello que pueda mantenerse en el espacio formando parte de él como si siempre hubieran estado y que su ausencia dejara un gran vacío. Una buena obra pertenece al espacio, en él tiene su lugar, su hueco como la pintura tiene su en una blanca superficie. El arte pide poco ya que está creado para formar parte de nuestro espacio. Forma parte de mi y aun que mis obras estén lejos, están siempre dentro de mi espacio interior. Hierro, madera, lienzo, bastidor, oleo, y materias, es suficiente para entablar un extenso diálogo, una emotiva conferencia sobre lo mejor de la creación. Los motivos que me arrastran hacia tanta belleza son innumerables, me siento prisionero de ella y eso me produce plena satisfacción. No son cadenas, son abrazos los que me mantienen preso.

MOSTRANDO MIS PASIONES

Cada día que pasa y miro mi obra o la de otros muchos pintores de arte abstracto y crece en mi una de las mayores pasiones que se pueden sentir. No puede evitarse un enamoramiento total y absoluto de estas formas creadas tanto en pintura, como en escultura. Sobre este segundo tema, una de las cosas que más me atrae y más deseos tengo, es realizar todo aquello que pueda mantenerse en el espacio formando parte de él como si siempre hubieran estado y que su ausencia dejara un gran vacío. Una buena obra pertenece al espacio, en él tiene su lugar, su hueco como la pintura tiene su en una blanca superficie. El arte pide poco ya que está creado para formar parte de nuestro espacio. Forma parte de mi y aun que mis obras estén lejos, están siempre dentro de mi espacio interior. Hierro, madera, lienzo, bastidor, oleo, y materias, es suficiente para entablar un extenso diálogo, una emotiva conferencia sobre lo mejor de la creación. Los motivos que me arrastran hacia tanta belleza son innumerables, me siento prisionero de ella y eso me produce plena satisfacción. No son cadenas, son abrazos los que me mantienen preso.

MOSTRANDO MIS PASIONES

Cada día que pasa y miro mi obra o la de otros muchos pintores de arte abstracto y crece en mi una de las mayores pasiones que se pueden sentir. No puede evitarse un enamoramiento total y absoluto de estas formas creadas tanto en pintura, como en escultura. Sobre este segundo tema, una de las cosas que más me atrae y más deseos tengo, es realizar todo aquello que pueda mantenerse en el espacio formando parte de él como si siempre hubieran estado y que su ausencia dejara un gran vacío. Una buena obra pertenece al espacio, en él tiene su lugar, su hueco como la pintura tiene su en una blanca superficie. El arte pide poco ya que está creado para formar parte de nuestro espacio. Forma parte de mi y aun que mis obras estén lejos, están siempre dentro de mi espacio interior. Hierro, madera, lienzo, bastidor, oleo, y materias, es suficiente para entablar un extenso diálogo, una emotiva conferencia sobre lo mejor de la creación. Los motivos que me arrastran hacia tanta belleza son innumerables, me siento prisionero de ella y eso me produce plena satisfacción. No son cadenas, son abrazos los que me mantienen preso.



lunes, 8 de noviembre de 2010

Sigo en ello, buscando a través de lo ya hecho nuevas formas de interpretarme a mi o tal vez lo que me rodea. Lo que si sé es que lo único que me estimula es poder mantener los diálogos del pasado como presentes y en esas formas o maneras esta la verdad que quiero exponer en cada una de mis obras. No es una mirada al pasado, es sólo que el pasado no existe ya que para mí  siempre es presente.





miércoles, 3 de noviembre de 2010

EL PLACER DE MANIPULAR EL PAPEL ES INDESCRIPTIBLE, EL RESULTADO FINAL ES LA MUESTRA DEL IMPACTO..

A través del papel cuantas cosas se expresan y cuanto se dice de uno mismo. Que importa el tipo de papel empleado, cada uno de ellos bien establecido, expresa una sensación. Su manipulación aparentemente brusca, una vez mezclada con los distintos tipos de papel o cartón, sus cuerda en ocasiones, manchas, dan un sentido a tal hecho, sus formas definen situaciones a la vez que estados. En mi caso dentro de un desorden, mantiene siempre un equilibrio a la vez que una nota de alegría, jamás de tristeza. Son pequeños volúmenes llenan el espacio de gratos mensajes y rompen el silencio de nuestros interior.