Loading...

Seguidores

lunes, 31 de enero de 2011

EL SEGUNDO PASO, UN PRESENTE QUE YA ES PASADO PARA SER PRONTO PRESENTE, AHORA ES FUTURO.

Este es el segundo paso que doy a una de mis próximas obras. No se que tamaño tendrá, pero lo que si se es lo que dice, lo que digo. Cada idea es un paso hacia adelante, y nada ni nadie lo debe parar, no es una distracción lo que hago, es una necesidad de comunicación con la parte más sensibles de los seres que unas simples rayas como unos tenues sonidos pueden emocionar. Yo ya lo siento así, y así son mis expresiones.

Cada día quiero despertar con las tres luces, sé que es imposible mantenerlas regias e inamovibles en su iluminación, pues ligeras brisas las hacen tambalearse hacia un lado, o hacia el otro, esos son los obstáculos que tenemos que soportar en cada momento de cada presente dejándolos en el pasado para que con firmeza sigan construyendo nuestro futuro gozando  la milésima del presente.

Hay cuatro cosas reales que me hipnotizan, son el cielo, la tierra, al agua y el fuego. Son los tres elementos básicos que utilizo para expresarme con mi obra, pues con cada uno de ellos con un pentagrama construyo la melodía de mi comunicación.




EL PASADO EXISTE, EL PRESENTE ES EL FUTURO INMEDIATO QUE CONTRUYE EL PASADO Y EDIFICA EL FUTURO.

Llevo discutiendo este tema y al parecer nada tiene que ver con el arte, para mí sí y con una gran contundencia. El pasado, el presente, y el futuro tiene su sentido, por lo menos en la parte que a mí me concierne.

Sin mi pasado del que no vivo, pero vivo de él, soy lo que ahora se puede ver de mi, y no me refiero a la parte física, más bien a la intelectual, moral y humana pero sobre todo al conocimiento de la vida, de mi vida y la de los más que me afecta, pero por mucho que intente decir lo que pienso, lo que me ha enseñado mi pasado, es que no hay oídos que escuchen , eso es algo que no existe para los demás, orejas sí, oídos no. Para mí, fueron fuente de mis conocimientos, los oídos claro, no las orejas, además la vista fueron y son el deseo de que cada momento de mi presente es una piedra mas para levantar la torre de mi futuro, futuro que aún no ha llegado pero que parte él ya ha pasado.

El futuro, termina el último día, pero mientras no llegue ese último momento, tenemos que seguir trabajando ya que forma parte de nuestra vida, eso que llamamos ilusión por algo, por eso hay que vivir el presente con la base del pasado que construyó una ilusión, un deseo. Esos años que dejamos atrás son los pilares que han formado lo que somos y los que nos da el soporte para intentar construir un futuro para que sea un presente, y el futuro de de los que vienen detrás, nuestros descendientes, los que sin saberlo, los que nos apartan por la edad de calendario, los que se creen más y mejores que mostros, son lo que nosotros henos dejado por el camino, nuestro pasado que ellos ha recogido para bien o para mal como su presente.

No son más, serán lo mismo que nosotros en su día, ese es su futuro, ya que nada ha de cambiar, ni para pero ni para mejor, todo depende de lo que ellos hagan con la herencia que les dejamos que es la misma que mostros recogimos y a través de ella construimos viviendo nuestro presente, un futuro.

Trasladado todo esto a mi mundo, el mundo del arte, he trabajado una gran parte de mi vida por él y para él. El éxito obtenido ha sido inmenso y por qué no, extenso. No lo digo por ser conocido, ni mucho ni poco, tal vez muy poco por lo que veo a mi alrededor. Pertenezco a ese masa de muchos que con las mismas ilusiones, siguen en el anonimato como yo donde sólo una pequeña minoría conocen mi obra, obra que me enorgullece que les guste pues sin saberlo, captan la simpleza del misterio que en cada una de ellas expongo.

Toda esta fase de mi vida empezó en un pasado que gracias a una constancia, ojala hubiera sido férrea y menos inconstante, tal vez los frutos que en un presente, gozaría con pleno placer. Mi obra seguirá tomando forma de cada uno de mis presentes para que cada raya que una vez trazada ya es pasado, conformen una idea, un pensamiento, una ilusión un anhelo.

Insisto en mi teoría, sin un pasado que haya construido unos buenos cimientos, es imposible que se mantengan en pie unos sólidos sillares, y estos han de soportar una vigas y estas unas tejas donde se protegerá nuestro pasado para que sea base de construcción de los futuros presentes de los demás incluido nuestro ego presente en cada segundo, sin él, nada haríamos, con el junto a nosotros como sombra que dejamos detrás pero que nunca nos abandona, nos mostramos tal y como somos o tal vez como nos quieren ver los demás en su estúpido presente, sin pensar que también para ellos hay un futuro. Qué pena que no lo sepan y mas pena para los que no les interesa tener un futuro.

Ahora os dejo, voy a seguir con mi presente, que se convierte rápidamente en pasado para que en un futuro sea una más de mis obras, hoy es un sueño, pronto será una realidad.

La linea pertenece al presente inmediato convertida en pasado, que pronto será la voz de una idea y en un futuro, una obra.
Presente, pasado, futuro = ilusión, sueño, esperanza.


lunes, 24 de enero de 2011

NO HACE FALTA EXPONER NADA DE MIS OBRAS, AQUI LO DIGO TODO.


Hace unos días me hablaron de una página que trataba sobre nuestros estados de ánimo, sobre lo que nos podía afectar nuestro pasado, presente o  futuro. Esto viene a cuento, no sé si para que tal vez pensara que vivo amarrado al pasado, siendo hora de olvidarlo y vivir plenamente el presente, esperando el futuro sin hacer planes, ni grandes ni pequeños ya que cada día hay que vivir el presente, como dice el escrito, como si volviéramos a nacer después del sueño nocturno ya que dicen que tal estado es similar a la muerte y ver el nuevo día como revivir.


Para más datos doy el título del artículo a pesar de aferrarme en mis propias teorías o mejor vivencias, se llama "disfruta el presente" y está en el siguiente link - http://www.coachingparalaexcelencia.com/articulos-sobre-coaching.html - para quien quiera leerlo, pues tal vez le haga un bien, detalle que a mí no me ha convencido pero sí ha reafirmado mi propia forma de pensar, no porque este mal planteado, sino por mi manera, tal vez equivocada de mi modo de viva.

Mi formación personal y creo que la de todos está sustentado por un pasado al que como una enciclopedia, hay que ojear continuamente para corregir errores en el presente, para los buenos no hace falta, ni nos acordamos del saco del pasado, pero para los dudosos o los malos, rebuscamos en el saco del pasado por si tal vez algo dentro de él nos da la posibilidad de conseguir rectificar o tal vez una solución al problema o situación. Cuantas veces he oído decir, "esto ya lo viví hace un montón de años".

Como segundo es la información de mi pasado como el pedestal que me ha formado como persona, que mantiene los erróneos, como experiencia para no volver a caer en ellos, y en muchos casos caigo, los buenos para seguir adelante con ímpetu a pesar de los llamemos, algunos errores que nada bueno me trajeron y suelen o solían repetirse con alguna frecuencia, pues bien sabido es el jodido dicho de tropezar con la misma piedra más de una vez, es una verdad como un templo. Pero eso sí, ese saco llenándose día a día de nuestro pasado es el que ha hecho lo que somos y como somos, esa es nuestra verdad y no hay que huir de ella, pues somos un compendio de lo que hay en el saco, nos guste más o nos guste menos y somos mejores o peores según quien nos mire, es cuestión de simpatías, o del ojo crítico de alguien que se siente superior, que le vamos a hacer.

El del presente, es el que tenemos que aprovechar lo mejor posible ya que va a formar parte del saco del pasado y nos seguirá construyendo como personas, como profesionales en nuestra labor diaria y segundo a segundo en nuestra vida, la que hemos elegido o la que la vida que ese día nos da. Es un saco importante pues por un lado depende de nosotros que sea positivo, aun que muchas veces como dice un clásico dicho, "siempre vendrá alguien y te lo joderá".

El saco del futuro lo llenamos de ilusiones, de sueños, de esperanzas. Cada uno según sus anhelos, según sus deseos o tal vez, según sus necesidades materiales o anímicas, las segundas son las que más llenan ese saco, ese saco es que nos hace vivir un presente mejor, con más alegría, con mayor fundamento para seguir adelante ya que en breves segundos pasará al saco del pasado. El presente es una milésima de segundo, el pasado es una pila de años, el futuro puedes ser un segundo más, pero si pensamos negativamente, para que llenarlo de ilusiones, de sueños, de fantasías, si luego hay que olvidarlas y no hacer nada por conseguirlas.

Para mí es el saco que más valor tiene, que más me importa es el tercero, sea el del futuro, sin él, sin la base del pasado, nada tendría sentido. La vida, el día a día le da un inmenso valor, el tener que llenarlo de sueños, de ilusiones, de esperanzas peleando día a día por esos sueños, esas esperanzas esas ilusiones.

Según mi opinión, el pasado son los sillares donde se sostiene el trabajo del presente pasado , donde permanecen nuestras ilusiones que tal vez un día sean realidad, eso depende de nosotros, de nunca perder la esperanza, de no ser así, cuantos premios Nobel habrían desistido de su esfuerzo, madame Curie un ejemplo, de su constancia, su empecinamiento en llenar ese saco de la esperanza en conseguir un objetivo o Vicente Ferrer y tantos que un buen día después de su arduo trabajo, casi sin vivir para vivir de esa ilusión, han visto recompensados su esfuerzo con el reconocimiento multitudinario de unas minorías por todo el esfuerzo realizado a lo largo den una vida entera. Qué gran saco de pasado que gracias a él, está formando nuevos talentos y nos hace vivir momentos tan especiales como leer todo lo que Lorca dejo en su pasado, de su pasado que no pudo ser futuro ya que se le quito el presente.

Esta es mi conclusión sobre los tres sacos, pasado, presente y futuro. Si veis mis apuntes expuestos más abajo, fueron futuros para ser pasado pensado ya en un futuro cercano y que un día serán presentes para ir al saco del pasado pero llenos de ilusión del futuro.

Nada más que decir, yo sigo con mis tres sacos, el del pasado me ha formado, guarda mi futuro, el del presente es el que lleno cada día el de mi pasado, y el último, el del futuro depende del de mi pasado que tal vez cargado de ilusiones como está, un buen día salga de él mi pasado, todo un cúmulo de ilusiones, de sueños, ejemplos ahílos y esperanza no me falta.

Sigo mi camino con la carga de los tres sacos, si me faltara uno de ellos me faltaría una parte de mi vida pues como el humo desaparecería en el aire y nada se sabría de todo lo soñado, de cómo se construyo mi pasado o con qué llene el de mi futuro.


sábado, 15 de enero de 2011

LA CAJA DE CARTÓN ESTA LLENA DE CAJAS QUE NUNCA ESTAN VACIAS



Desde que los sentidos en el ser humano, no en todos mas bien en una minoría empezaron a funcionar, tal vez para alimentar sus ansias de vivir, construyeron una gran caja de cartón. Esa gran caja rectangular, formando un perfecto cubo iba a ser lo que contendría todo los sueños a lo largo y como no, a lo ancho de la vida. A medida que el tiempo pasa, apuntan que te haces mayor, teoría que bajo mi punto de vista es una buena mierda, entran deseos de abrir es gran caja que has ido llenando con otras y ver todo lo que hay en cada una de ellas ya que su contenido esta repleto de todo lo pateado en este mundo donde ,este es mi caso, es el arte en cualquiera de sus manifestaciones.

La caja, esta gran caja llena de otras muchas cajas, cada una corresponde a un deseo, a una ilusión, a un sueño, cada deseo, cada ilusión y cada sueño es un camino que hay que andar, y cada camino lleva a algún lugar dentro del corazón de seres sensible donde la vida no les pasa por delante sin verla, sino que forman parte de ella y la construyen día a día con su conocimiento, tal vez sin ser conscientes de él, pero sí con el saber que da el corazón.

El íntimo deseo de abrir la gran caja para luego hacerlo con las pequeñas, motivado por la irrefrenable curiosidad del ser humano imposible de evitar, pues la tentación ver lo que hay dentro es más fuerte que nosotros. Motivo del por qué un día fueron construidas, la grande acoge a las pequeñas que perfectamente ordenadas donde cada una de ellas guarda con esmero cada una de las sensaciones, deseos e ilusiones que se han ido recopilando a lo largo de la vida, encajan una al lado de la otra y una sobre la otra como el cubo de Ruby. Todas tiene el mismo color, son azul cobalto, el mismo azul que el del mar, el del cielo.

Yo no puedo abrir caja la grande, por consiguiente, tampoco las pequeñas. Una vez colocado ese deseo, esa ilusión, ese sueño, si yo la abriera todos los deseos, todas las ilusiones se escaparían. Las cajas se quedarían vacías y todo lo que he ellas he puesto se evaporaría desapareciendo todo lo que a lo largo de la vida he reunido a base luchar día a día con muros que para muchos son bastante difíciles de escalar. La caja grande, como ya he dicho, está llena de grandes sueños y de grandes ilusiones repartidas en cada una de las cajas pequeñas. Ha costado mucho reunir uno a uno cada sueño, cada ilusión, cada momento, cada uno de los deseos, enumerarlos no es el caso ya que al ir abriéndolas, se irán conociendo cuales son uno a uno. Si las abro, todo desaparecerá y ¿qué quedará de todo lo que tantos años me ha costado reunir......? Lo mejor es no destaparla nunca para que cada sueño, cada deseo y ese montón de ilusiones permanezca dentro y se mantenga latentes, vivos todos los sueño, y todas las ilusiones.

La tierra el fuego el agua forman parte del espacio llenándolo de vida cada uno de sus agujeros.

Cuando la tierra nos llena el alma de riquezas, saltan llenos de gloria cada uno de nuestros sentimientos.

 Cuando los vientos acaricien nuestro cuerpo y le dan vida a nuestra alma, ¿qué importa de qué materia está hecha su representación si lo importante es la sensación que nos produce, ¿tiene más valor, la materia que la expresión a través de ella?
A través del sentimiento que nos producen los objetos que nos rodean,
surge con fuerza la expresión del poder del mar, creas la forma,
 él pone la nota el color.

sábado, 8 de enero de 2011

DONDE LA CONCIENCIA DEL ESPACIO ES RELATIVA, O TAL VEZ NO.

El espacio para mí no sé si es un sueño, una fantasía, o algo que yo he creado en mi mente cargado con el cariño que brota de lo más profundo de mi corazón.

Hace unos días alguien, no sé quien me pregunto cuando decidí dedicarme al arte, respondí con total seguridad pues es así como lo recuerdo, a mis cinco años. A esa edad es cuando comenzó el camino que me lleva hacia un sueño, sueño que aún sigue en pie, que aún está presente, que aún la esperanza lo mantiene vivo a pesar de no haberlo alcanzado, ¿o tal vez sí? Einstein -que jodido eres cabrón-, ya que todo es relativo, depende de cómo se mire. No me quejo de donde estoy ¿o sí? No quiero entrar en dilemas, pero así está la situación. ¿De qué y de quien dependo?. ¿He conseguido mis propósitos y cuáles eran estos? creo que siendo sincero, sí, pero si miro a mi entorno social he de decir que no. Alguien entiende este galimatías, es muy sencillo de explicar y a ello voy a dedicar un espacio de mi tiempo, no sé si lo conseguiré ya que como no todo se dice, tal vez lie el "como" para los demás, no lo sé, para mí, creo que es lo más adecuado.

Una parte de mi vida, parte muy importante, se ha movido dentro de lo relativo, soy y sé que soy porque así lo siento, un artista. He conseguido ser lo que desde mis cinco años decidí ser, ¿pero he conseguido ser lo que soñé?, aquí empieza el laberinto mental, lo relativo, el puede que sea así o puede que sea asá.

Sé y así lo creo, que en lo que hago soy bueno y en algunas facetas, hasta muy bueno, de ello no tengo la menor duda, ¿pero la gente me ven como digo?, es ahí de donde surge el problema de lo relativo, ¿me ven así para satisfacer mi ego o es porque así me consideran?. En mi caso se aúnan las dos cosas pero en una de ellas hay un fallo, está en la segunda sensación. No soy lo que la gente piensa y es ahí donde el sueño cae de bruces en sus pareceres. Este es el motivo del por qué he de seguir trabajando en todos los frentes, como siempre claro, pues de no ser así jamás conseguiré que el sueño que nació hace más de sesenta y dos años, sea una realidad.

Por aquel entonces como todos, el espacio estaba limitado a un soporte de papel y sobre él pintábamos todo cuanto soñábamos ya que ni más ni menos los objetos estaban en nuestro entorno. Mis mentores, por nombrar algo, en este caso los que me rodeaban veían que lo que estaba frente a mí, elementos evidentes, eran bastante bien representados en mi hoja de papel, para ellos eso era grande y me auguraban un esplendido futuro como artista. Que josdios o que ilusos. Si por esos caballos, tigres o vaqueros, coches, o estatuas mi cualidad de artista estaba asegurada su vista dejaba mucho que desear. El camino está lleno de tantos que así se lo creyeron, de ellos sólo puedo decir que tenían o tienen un gran oficio y muchos de ellos inigualable.

Más tarde considere "espacio" a un bastidor forrado de un blanco lienzo, los miraba embelesado, me enamoraba de ellos porque pronto serian el soporte de una de mis "obras".

Así empezó mi camino creyendo que estaba en el mundo del arte, para mi ese soporte era el "único espacio", nunca hasta ahora me di cuenta que era un "espacio" limitado inconscientemente por mí.

Jamás pinte nada hasta hoy que no fuera del más puro oficio, tema apreciado por la sociedad, lo que ahora hago nada tiene que ver con lo denominado por mí "oficio" con lo que de verdad ahora creo que es el arte.

Todo como siempre y dicho por Einstein es relativo, para unos es blanco, para otros es gris, para mi es mi verdad y con lo que hago así la expreso. Con ello no quiero decir que en mi época de "impresionismo" no hubiera una gran parte de comunicación subliminal sobre un sentir, tal vez excesivamente romántico.

Hoy veo el espacio con más nitidez, ya no es un soporte de un bastidor forrado con un lienzo, ahora para mi carece de límites, ya no es un lienzo limitado por una medidas, el espacio es infinito y como tal es mi deseo desde que empecé esta nueva tarea en la abstracción, pintar con todos sus colores, con todas sus formas no un espacio limitado, sino llenar el espacio, ahora cada una de mis obras forman parte de ese espacio infinito, lleno con ellas, esos huecos con mis colores que a través de ellos expongo mi verdad, la verdad de mi sentir.

Pintar lo evidente, lo que está delante de nosotros es cuestión de un buen aprendizaje, de ese conocimiento doy fe que lo tengo, pues la muestra así lo testifica. No voy a contar como conseguí llegar a, para mí, tal perfección, es cosa de horas en una facultad, o tal vez además, en casa, en el estudio y también por la calle. Nada de lo hecha me dio el conocimiento de pintar lo que no se ve, pero sí para llenar ese espacio sensible a todo aquello que con entusiasmo se crea, se siente.

Tales formas o maneras de sentir son dispares, unos expresan paz, tranquilidad, otros muestran lo peor de una sociedad (véase Bacon) pero sea la forma que sea, cada obra a su manera, es la expresión de un creador que así expresa como lo siente o como ve lo que le rodea alterando lo evidente.


Hoy mi espacio no está vacío, está lleno de mis obras y de lo mejor de mí, ilusiones. Tal deseo llenará el espacio que un día soñé. Hoy sigo viéndolo en todo mi entorno para seguir llenando sus agujeros con los colores de mis emociones, estos quedaran para siempre colmando el espacio junto a tantos que como yo, trabajaron para que nuestro espacio que es el segundo elemento real de nuestra vida y que es infinito, siga lleno de luz y color conseguido a base de muchos trozos de corazones que un día soñaron llenarlo con el silencio de la música que los colores y las formas aportan a través de los sentimientos.
Ideas y proyectos:
 





























jueves, 6 de enero de 2011

60 AÑOS ATRÁS........DÍA DE REYES, NADA HA CAMBIADO.



Hace sesenta años este día era tan glorioso casi más de lo que es ahora. Sólo se ha mantenido una cosa que nunca nadie podrá cambiar, los Reyes Magos son elitistas, les gustan más los niños ricos que los niños pobres.

Con los niños ricos como siempre, los reyes son más espléndidos, no reparan en gastos, los mejores juguetes siempre son para ellos. Para los pobres, algunos reciben algún que otro juguete, faltaría más, pero lo que si reciben es ropa de abrigo, eso guantes, la bufanda o un chándal, esta prenda en aquella época no existía, lo demás sí. Los segundos y más abundantes, son los niños muy pobres, esos reciben algún que otros regalo, pocos y malos y muchas veces no funcionan. Se los entregan los pajes de los Reyes Magos. Con estos niños sus Majestades no pierden el tiempo, que más da, son demasiados y no les da tiempor a atenderlos a todos. Sin embargo, esos incansables pajes sin perder la esperanza buscan siempre donde sea y como sea, algo que regalarles y gracias a la bondad de unos ángeles a esas criaturas algo  les dejan en el balcón, no son los Reyes, los pajes.

Así ha sido a lo largo de la historia de estos "bondadosos" portadores de el incienso la mirra y el oro, en que sólo en una ocasión le ofrecieron un niño pobre regalos por lo que esperaban de él y para, tal vez para ellos. Tal vez vieron a lo largo de la historia que era no rentable y no le sacaron partido a tal inversión, se dedicaron a los ricos que siempre han existido y estos si dejan algo para sus fines aconómicos, cosa que también les ha copiado Noel, pues hace exactamente lo mismo con su "JO-JO-JO".

Esta forma de maniobrar de los Reyes Magos no ha cambiado a lo largo de la historia, ya que hace sesenta años o muchos más, pasaba lo mismo, la diferencia es que antes había menos ricos y más pobres, estos últimos con una bufanda o un par de guantes si los tenían ya eran felices, los pobres claro. Ahora hay más niños ricos y lógicamente muchos más niños pobres. Los juguetes también han cambiado, ya no existe aquella espada o el camión de madera, ni la muñeca de cartón piedra, ni aquellos vaqueros de plástico con sus indios y sus fuertes que tantas horas dieron de gozo y disfrute a críos pobres y a otros menos pobres, pues los primeros tenían dos o tres y los segundo un mogollón con fuerte incluido. Pero mira por donde existía un tercer grupo, estos aún eran menos, los muy ricos. Acaparaban los trenes eléctricos, los coches copia de los últimos modelos americanos, los mecanos, las cocinitas con todos los cacharros para la niñas, las bicicletas y los coches de pedales. Los niños pobres se embelesaban viendo tanto lujo. Que elitistas eran y son los Reyes Magos, tanto para unos y tan míseros para otros.

Nadie o ninguno jamás se preguntó el por qué de esas diferencias, claro, los niños ricos sabían escribir o les escribían con mejor letra la carta, Los Reyes les entendían mejor, los pobres pese a llevarles a los grandes almacenes sus cartas garabateadas y casi ininteligibles, que podían esperar, pues lo que mejor se entendía y no a todos, la palabra bufanda, guantes o jersey, lo demás, era imposible, por eso sólo recibían un juguete a libre albedrío de sus Majestades, si acertaban o no eso ya era otra cuestión, pero siempre salía bien, la alegría era plena fuera lo que fuera. De los más pobres, ni tan siquiera hablo, ya se las arreglan la noche del día cinco, esos adorados pajes que haciendo un gran esfuerzo y buscando en los lugares más insospechados consiguen y a escondidas de los Reyes Magos, llevar algo de alegría para esos otros chavales que a pesar de escribir también su carta, ni tan siquiera se molestan en leerla, la ven, el sobre es chungo, le falta el sello y la dirección está escrita con muy mala letra, resultado, no sirve. Los pajes y esos ángeles sí las leen y las entineden, gracias a ellos, ese día, esa noche también les llega algo de felicidad, la justa pero para ellos es un gran un milagro.











sábado, 1 de enero de 2011

SOY COMO ME HA HECHO MI PASADO PRESENTE

Sigo despertando de ese letargo, ¿tal vez buscado? o ¿tal vez impuesto? ni lo sé ni me importa, sólo espero que ese tiempo de no plasmar nada haya renovado mi escaso talento, no mi a mi parte creadora, de esa no tengo duda, nunca la tuve, me refiero a mis carencias, en no saber prodigarme, el no tener el don de encontrar ese camino que te lleva hacia lo deseado, hacia ese sueño. Tal vez soy, aparte de torpe, demasiado ambicioso y mucho de perezoso que en muchas ocasiones roza lo grosero. Forman parte de mi ser, no lo puedo negar y no lo puedo evitar, pues así me lo ha demostrado mi vida siendo este es mi pasado presente.

Hoy y dentro de mi espacio, pequeño en metros pero grande en ilusiones y como no lleno de vida, están brotando como agua de manantial, grandes obras que poco a poco van a adquiriendo forma y como no, color que simbolizara el calor humano de los seres sensibles a mis gritos silenciosos sobre lo bello que es la vida dentro de este mundo de luz.

Me gusta pintar o modelar el acero, tallar la madera y conseguir que el silencio que unas veces grite, susurre o suenen alegres melodías.

En cada una de mis obras está esta tierra valenciana que me ha seducido, me gusta su mar, sus campos de naranjos, el verde del los campos de arroz antes de cubrirse con su gran manto dorado, previo a la cosecha. me gusta el azul de su cielo y a todo ello y en su conjunto, elevo a los cielos mi única manera de expresar todo cuanto veo de esta tierra, donde la riqueza de sus colores, o  sus perfumes que nos penetran hasta lo más profundo del alma.

Rayo ideas que durante horas en mis largos paseos les voy dando forma y color. Ahora ya no serán de grandes tamaños, de momento, pero si serán de grandes contenidos emocionales, de eso doy fe, nunca les faltó a ninguna de mis obras que a través de las formas, antes reconocibles, había un mensaje o una historia que contar, pero ¿han sabido verlo los espectadores o esos llamados entendidos? esa es mi duda sobre lo segundo. Siempre digo que cada uno tiene un dedito que vuela en el espacio que te busca para tocarte en el hombro y decirte hoy es tu día, a mi me ha rozado, pero mi torpeza no ha sabido materializar esa toque. Sé que un día lo volveré a nsentir sobre mi hombro ese tacto, ese toque y pido a Dios que si eso ocurre, me de más fuerzas para seguir trabajando y que mi pasado siga siendo mi presente pues  esta es mi vida, ella me ha hecho como soy.