Loading...

Seguidores

martes, 23 de febrero de 2010

HABLAR DE ARTE SIN SENTIRLO ES COMO TIRAR PIEDRAS A UN LAGO SECO

Un día más, expongo algo de lo que a lo largo de muchos años vengo haciendo. Este movimiento artístico creado en los finales del siglo diecinueve y principios del veinte, cuyo precursor fue el magnifico Vasili Kandinsky que al igual que Piet Mondrian, estaba interesado también en la teosofía, entendida como la verdad fundamental que subyace detrás de doctrinas y rituales en todas las religiones del mundo; la creencia en una realidad esencial oculta tras las apariencias, proporciona una obvia racionalidad al arte abstracto.

Kandinsky nos abre las puertas a la más extraordinaria forma de expresión, nos da la pautas para que cada uno de nosotros imprimamos en los lienzos todo cuanto hay en nosotros, la verdad más intima, la verdad sin más, así, simple y sencilla. En cada obra, en cada cuadro o escultura esta implícita una gran parte de nosotros y a la vez puede reflejar una gran parte del interior del espectador. Leer una obra y comprender su significado no es tema fácil, pero saber que a través de colores, formas y volúmenes existe un puente de comunicación, es cuando el arte adquiere todo su valor. Ese es mi objetivo, es lo que intento hacer a lo que aspiro llegar y sé que algún día lo conseguiré, hoy ya disfruto del éxito de saber hacer lo que hago y es intensamente agradable, pronto sentiré el de la comprensión de mi obra, estoy seguro de ello.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Eli dijo...
    El anterior comentario corresponde a una entrada en mi blog en el que abogo por la relectura como esencia del arte.

    Pasamos más de la mitad de nuestra vida, viendo aquéllo que nos han impuesto. En el hogar, la iglesia y el colegio. En la pubertad, la adultez y sus anexos. Para entonces descubrír que desaprehendiendo, es la única manera de no ser ciegos. Lo sentido no tiene por qué tener sentido, ni lo visto carecer de su misterio. Entre líneas se inscribe lo leído, pues lo invisto corporiza al resto. Nadie escribe, todos leemos, le llamamos superficie al grosor del palimpse(s)to.

    No es fácil contemplar al mundo abstracto, pero es el único que tenemos...

    ResponderEliminar
  3. Eli dijo...
    intensiónsostenidalamiradacreacióninintencionadaintentoinequívococautivoencárcelliberalizadorareduciendolímitesemociónreflejadispersasrealidadesdeubicuainterpretaciónamalgamandorupturasuntodoentodaspartesyalgúndíaenalguiencuyadesnudezingenteasombraávidaexpresarartesimplificandofugasconinmediatezdescarnadapormanoabiertaycerradaentresincroníasasíncopadasenelvergeldellatidoporvozallendelabocaypalabraallendeelgestoemancipandonoloocultosinolodescubiertoentredoscelulasunmundoenciernesdestejeámbitoscreandohabitáculos


    Nota: Saber ver es indispensable a la hora de leer y saber contemplar es indispensable a la hora de releer. Y volver a leer, es arte.

    Un abrazo a tu co-razón

    13 de febrero de 2010 03:56

    ResponderEliminar