Loading...

Seguidores

sábado, 8 de enero de 2011

DONDE LA CONCIENCIA DEL ESPACIO ES RELATIVA, O TAL VEZ NO.

El espacio para mí no sé si es un sueño, una fantasía, o algo que yo he creado en mi mente cargado con el cariño que brota de lo más profundo de mi corazón.

Hace unos días alguien, no sé quien me pregunto cuando decidí dedicarme al arte, respondí con total seguridad pues es así como lo recuerdo, a mis cinco años. A esa edad es cuando comenzó el camino que me lleva hacia un sueño, sueño que aún sigue en pie, que aún está presente, que aún la esperanza lo mantiene vivo a pesar de no haberlo alcanzado, ¿o tal vez sí? Einstein -que jodido eres cabrón-, ya que todo es relativo, depende de cómo se mire. No me quejo de donde estoy ¿o sí? No quiero entrar en dilemas, pero así está la situación. ¿De qué y de quien dependo?. ¿He conseguido mis propósitos y cuáles eran estos? creo que siendo sincero, sí, pero si miro a mi entorno social he de decir que no. Alguien entiende este galimatías, es muy sencillo de explicar y a ello voy a dedicar un espacio de mi tiempo, no sé si lo conseguiré ya que como no todo se dice, tal vez lie el "como" para los demás, no lo sé, para mí, creo que es lo más adecuado.

Una parte de mi vida, parte muy importante, se ha movido dentro de lo relativo, soy y sé que soy porque así lo siento, un artista. He conseguido ser lo que desde mis cinco años decidí ser, ¿pero he conseguido ser lo que soñé?, aquí empieza el laberinto mental, lo relativo, el puede que sea así o puede que sea asá.

Sé y así lo creo, que en lo que hago soy bueno y en algunas facetas, hasta muy bueno, de ello no tengo la menor duda, ¿pero la gente me ven como digo?, es ahí de donde surge el problema de lo relativo, ¿me ven así para satisfacer mi ego o es porque así me consideran?. En mi caso se aúnan las dos cosas pero en una de ellas hay un fallo, está en la segunda sensación. No soy lo que la gente piensa y es ahí donde el sueño cae de bruces en sus pareceres. Este es el motivo del por qué he de seguir trabajando en todos los frentes, como siempre claro, pues de no ser así jamás conseguiré que el sueño que nació hace más de sesenta y dos años, sea una realidad.

Por aquel entonces como todos, el espacio estaba limitado a un soporte de papel y sobre él pintábamos todo cuanto soñábamos ya que ni más ni menos los objetos estaban en nuestro entorno. Mis mentores, por nombrar algo, en este caso los que me rodeaban veían que lo que estaba frente a mí, elementos evidentes, eran bastante bien representados en mi hoja de papel, para ellos eso era grande y me auguraban un esplendido futuro como artista. Que josdios o que ilusos. Si por esos caballos, tigres o vaqueros, coches, o estatuas mi cualidad de artista estaba asegurada su vista dejaba mucho que desear. El camino está lleno de tantos que así se lo creyeron, de ellos sólo puedo decir que tenían o tienen un gran oficio y muchos de ellos inigualable.

Más tarde considere "espacio" a un bastidor forrado de un blanco lienzo, los miraba embelesado, me enamoraba de ellos porque pronto serian el soporte de una de mis "obras".

Así empezó mi camino creyendo que estaba en el mundo del arte, para mi ese soporte era el "único espacio", nunca hasta ahora me di cuenta que era un "espacio" limitado inconscientemente por mí.

Jamás pinte nada hasta hoy que no fuera del más puro oficio, tema apreciado por la sociedad, lo que ahora hago nada tiene que ver con lo denominado por mí "oficio" con lo que de verdad ahora creo que es el arte.

Todo como siempre y dicho por Einstein es relativo, para unos es blanco, para otros es gris, para mi es mi verdad y con lo que hago así la expreso. Con ello no quiero decir que en mi época de "impresionismo" no hubiera una gran parte de comunicación subliminal sobre un sentir, tal vez excesivamente romántico.

Hoy veo el espacio con más nitidez, ya no es un soporte de un bastidor forrado con un lienzo, ahora para mi carece de límites, ya no es un lienzo limitado por una medidas, el espacio es infinito y como tal es mi deseo desde que empecé esta nueva tarea en la abstracción, pintar con todos sus colores, con todas sus formas no un espacio limitado, sino llenar el espacio, ahora cada una de mis obras forman parte de ese espacio infinito, lleno con ellas, esos huecos con mis colores que a través de ellos expongo mi verdad, la verdad de mi sentir.

Pintar lo evidente, lo que está delante de nosotros es cuestión de un buen aprendizaje, de ese conocimiento doy fe que lo tengo, pues la muestra así lo testifica. No voy a contar como conseguí llegar a, para mí, tal perfección, es cosa de horas en una facultad, o tal vez además, en casa, en el estudio y también por la calle. Nada de lo hecha me dio el conocimiento de pintar lo que no se ve, pero sí para llenar ese espacio sensible a todo aquello que con entusiasmo se crea, se siente.

Tales formas o maneras de sentir son dispares, unos expresan paz, tranquilidad, otros muestran lo peor de una sociedad (véase Bacon) pero sea la forma que sea, cada obra a su manera, es la expresión de un creador que así expresa como lo siente o como ve lo que le rodea alterando lo evidente.


Hoy mi espacio no está vacío, está lleno de mis obras y de lo mejor de mí, ilusiones. Tal deseo llenará el espacio que un día soñé. Hoy sigo viéndolo en todo mi entorno para seguir llenando sus agujeros con los colores de mis emociones, estos quedaran para siempre colmando el espacio junto a tantos que como yo, trabajaron para que nuestro espacio que es el segundo elemento real de nuestra vida y que es infinito, siga lleno de luz y color conseguido a base de muchos trozos de corazones que un día soñaron llenarlo con el silencio de la música que los colores y las formas aportan a través de los sentimientos.
Ideas y proyectos:
 





























3 comentarios:

  1. El espacio es una ventana abierta hacia sí misma y hacia nada más. Es romper la superficie con el abrazo de quien se ahoga. Y entrelazar separaciones. Es la distancia recorrida por el alma para hallar en la estrechez su plenitud. Es un capullo que al agotarse, da vuelta a la vida, como todo lo que se vacía, comenzando de nuevo a emparejar la eternidad en otra escala. Y tú Chente eres un maestro en hacer que la materia desaparezca, tras palparla. En borrar la noche con tus balas de plata. Tu búsqueda Chente provoca que encuentros en quienes somos rotos por tu nado espléndido. TQM.

    ResponderEliminar
  2. VICENTE, QUE ESCRITO,FASCINANTE PARA LEER Y RELEER,IMPRESIONANTE,NO DEARÉ DE SWGUIRTE, UN ABRAZO
    FLORIA

    ResponderEliminar
  3. Hola Vicente, un saludo para suscribir lo que dices en tu entrada. Siempre tan interesante lo que dices, transcribiendo los mismos sentimientos de muchos de nosotros. Un abrazo, Isabel

    ResponderEliminar